Las desigualdades que tapa la bandera española ante las elecciones del 10 de noviembre

Solapas principales

Las desigualdades que tapa la bandera española ante las elecciones del 10 de noviembreEN POCAS PALABRAS. 15M Ronda.- España es un país altamente desigual. La crisis económica trajo consigo una caída desproporcionada de los ingresos de las familias de menor renta que ha hecho que, aún hoy, las diferencias entre unos hogares y otros sean tal que ocupemos el cuarto lugar en la lista de países más desiguales de la UE (tras Bulgaria, Lituania y Letonia). (EUROSTAT). A pesar de llevar cinco años de crecimiento, la diferencia entre el 10% más pobre y la media de ingresos es la tercera más grande de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), sólo por detrás de EE.UU. y Costa Rica. (OCDE).

En España, 9,9 millones de personas viven por debajo del umbral de la pobreza; de ellos 2,3 millones son niños y niñas. Los votos de las personas adultas viviendo en pobreza equivalen, usando el “coste” medio de las pasadas elecciones, a 104 parlamentarias y parlamentarios, un número más que significativo como para decantar una presidencia. Lamentablemente no parece que cuenten en los cálculos electorales o, de lo contrario, la gran bolsa de pobreza española no sería la quinta proporcionalmente más grande de la UE. (Oficina Europea de Estadística –EUROSTAT-).

Y la pobreza no es sólo la ausencia de dinero, es la incapacidad de disfrutar de derechos tan fundamentales como la salud -7 de cada 10 personas diagnosticadas con un problema crónico en Madrid vive en los barrios de menos renta- (Madrid Salud 2014) o carecer de opciones de futuro -1 de cada 2 chicas y chicos que deja de estudiar prematuramente vive en el 20% de los hogares más pobres (Oxfam Intermón). Es, además, estrés e incertidumbre. No en vano, si perteneces a la clase social más baja tienes cuatro veces más probabilidades de padecer una depresión que si se eres parte de la clase más alta (Encuesta Nacional de Salud 2014).

El trabajo precario y los bajos salarios impiden que el crecimiento económico llegue a todas las personas trabajadoras. Del total de personas asalariadas dadas de alta en el Régimen General de la Seguridad Social, una de cada dos tiene un contrato parcial, temporal o ambas cosas (Servicio Público de Empleo Estatal –SEPE-).

De 2008 a 2017, los beneficios han aumentado un 11,3% y los dividendos un 15,5%, mientras que los salarios bajaron un 4,2% (Oxfam Intermón). Según la Oficina Europea de Estadística –Eurostat-, el 13,1% de las personas trabajadoras viven por debajo del umbral de la pobreza en nuestro país.

La protección social es una de las herramientas más poderosas con la que cuentan los estados para redistribuir ingresos. Sólo igualándonos a la capacidad media europea, casi 900.000 personas abandonarían la pobreza. Además, por cada euro de transferencias públicas que acaba en las manos del 20% más pobre de la población, el 20% más rico se lleva prácticamente tres.

De acuerdo con los últimos datos de la Agencia Tributaria 2017, España ha recuperado en términos netos el nivel de ingresos tributarios previo a la crisis. Sin embargo, la presión fiscal aún es menor que la de otros países europeos. Con una presión fiscal del 34,5% del PIB, España está lejos de la media de la zona euro (6,9 puntos menos).

Ha aumentado los impuestos que descansan fundamentalmente sobre las espaldas de las familias (impuesto sobre la renta de las personas físicas – IRPF- e impuestos al consumo como el IVA) frente a lo que soportan las empresas a través del Impuesto de Sociedades. A pesar de que los niveles de beneficios empresariales recuperaron el nivel pre-crisis hace ya cuatro años, hoy el Impuesto de Sociedades aporta al Estado nada menos que 21.681 millones menos, casi la mitad que en 2007.

El año pasado las grandes empresas del IBEX 35 aumentaron sus beneficios en un 16%, sin embargo, su contribución al impuesto de sociedades se redujo en un 11%. Son unos 1.650 millones de euros que han perdido las arcas públicas y que hubieran permitido, por ejemplo, reducir a la mitad el número de hogares sin ningún tipo de ingreso (Oxfam Intermón).

En 2017 el 90% de las empresas del Ibex 35 tenían presencia en los paraísos fiscales, con un total de 858 filiales (Oxfam Intermón). En 2015, y considerando los impuestos directos e indirectos, el 20% de la población más pobre pagó en promedio un 26,8% de su renta en impuestos, una cifra superior a la del resto de la población, sólo superada por el 10% más rico (que pagó un 29,1%).

Galería de imágenes, haz clic sobre la imágen: 
Las desigualdades que tapa la bandera española ante las elecciones del 10 de noviembre
Las desigualdades que tapa la bandera española ante las elecciones del 10 de noviembre
Las desigualdades que tapa la bandera española ante las elecciones del 10 de noviembre
Las desigualdades que tapa la bandera española ante las elecciones del 10 de noviembre
Las desigualdades que tapa la bandera española ante las elecciones del 10 de noviembre
Las desigualdades que tapa la bandera española ante las elecciones del 10 de noviembre

Etiquetas: