Protesta en el pleno del ayuntamiento de Barakaldo

Solapas principales

Momento de la protesta en el AyuntamientoProtesta durante el pleno de presupuestos que se desarrollaba esta tarde de martes en Barakaldo y donde se ha aprobado un recorte del 17,5% al presupuesto de Acción Social y del 2% a las ayudas de emergencia social, además de la subida de un 4,2% del sueldo de la alcaldesa Amaia del Campo, el desembolso anual llega así a los 92.184,21 euros.

Mientras deciden ampliar el sueldo destinado a políticos, asesores y cargos de confianza del equipo de gobierno hasta alcanzar los 1’9 millones de euros. Las ayudas de emergencia social siguen estancadas en 960.000 euros, de las cuales dependen 1.300 familias.

La alcaldesa desaloja el pleno de presupuestos por una protesta contra la subida de salarios a políticos y por los recortes sociales

La coalición PNV-PSE ha aprobado el incremento de un 4,2% del sueldo de la alcaldesa mientras reduce un 17,5% el presupuesto de Acción Social y congela otra vez las ayudas de emergencia social.

La plataforma contra la exclusión social Berri-Otxoak se muestra “escandalizada” ante la decisión.

La coalición ha restado dos millones a Acción Social y mantiene desde 2016 en 960.000 euros el dinero para ayudas sociales mientras dispara a 2,5 millones el coste de retribuciones a concejales y asesores políticos.

La alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo, del PNV, ha ordenado el desalojo del pleno de aprobación de presupuestos de 2020 por una protesta contra el incremento del 4,2% del sueldo de los concejales y el recorte del 17,5% el dinero para el departamento municipal de servicios sociales.

La movilización ha estado protagonizada por la plataforma contra la exclusión social Berri-Otxoak, cuyos integrantes han mostrado carteles contra los recortes sociales y han coreado eslóganes como ‘No hay pan para tanto chorizo’, ‘¡En lugar de caridad, justicia social!’, ‘Vivir dignamente es nuestro derecho’ y ‘Ez, ez, murrizketarik ez! (No a los recortes)’. La alcaldesa ha ordenado a la policía local el desalojo del salón y la celebración de la sesión a puerta cerrada.

Desde la plataforma Berri-Otxoak no podemos sino expresar nuestra más profunda indignación por los presupuestos que el PNV y el Partido Socialista han decidido aprobar, que significan un recorte dramático en Acción Social y un inaceptable aumento de los salarios de la alcaldesa y de los concejales”, ha señalado un portavoz del colectivo, que exige “la inmediata rectificación de estos presupuestos de la vergüenza”.

Momento de la protesta en el AyuntamientoLa coalición de Gobierno del Ayuntamiento ha resuelto que para 2020 el presupuesto del área de Acción Social caiga un 17,5% y pasa a disponer de 9,81 millones de euros, en contraste con los 11,9 millones de las anteriores cuentas municipales. Además, afianzan el recorte del 2% aplicado el pasado año a las prestaciones de emergencia, el dinero para ayudas sociales queda congelado en 960.000 euros, “que siempre se agotan tres meses antes de que termine el año”.

La coalición PNV-Partido Socialista ha decidido meter un tijeretazo de nada menos que dos millones de euros al presupuesto de Acción Social. Quitan dos millones mientras más del 15% de las familias barakaldesas están en situación de exclusión social”, advierte Berri-Otxoak.

La plataforma sostiene que es “un escándalo de proporciones mayúsculas” porque “llega acompañado además de la desvergonzada decisión de subir el sueldo millonario de la alcaldesa”.

Los presupuestos señalan un aumento del gasto de 3.689,19 euros para las retribuciones de la máxima responsable municipal: es decir, un 4,2% de subida. El desembolso anual llega así a los 92.184,21 euros, de los que 76.387,99 son salario base (+2,80%) y 15.796,22 cuota de Seguridad Social (+11,34%).

La subida salarial se aplica también al resto de los concejales, asesores y cargos de confianza del equipo de gobierno, que elevan a 1,9 millones de euros su coste entre retribuciones, seguro, dietas y gastos de locomoción. La cantidad total que se destina a sueldos del conjunto de 27 concejales y 13 asesores políticos de la corporación municipal es de algo más de 2,5 millones de euros

La cifra de gasto es astronómica”, subraya el colectivo. “Sólo el sueldo de la alcaldesa, Amaia del Campo, se dispara 3.700 euros. De esta manera, su salario asciende ya a 92.200 euros al año. Son 7.700 euros al mes lo que en estos momentos cuesta la alcaldesa a todos los vecinos de Barakaldo”.

En contraste, los 960.000 son absolutamente insuficientes para atender todas las necesidades, como lo demuestra el hecho de que el Ayuntamiento dejó de tramitar las ayudas sociales en octubre y la situación se extenderá hasta febrero próximo: al menos cuatro meses sin dinero para las familias sin recursos”.

La reivindicación de Berri-Otxoak pasa por un “recorte radical a los gastos de salarios para políticos y para proyectos faraónicos e innecesarios” mientras, por el contrario, demanda “un incremento del presupuesto para asuntos sociales”.

La organización exige al Ayuntamiento un presupuesto suficientes “para que todas las familias que lo necesitan tengan unas ayudas de emergencia social dignas, para que ni una sola persona tenga que seguir durmiendo en la calle, para que ninguna mujer víctima del machismo se vea sin ayudas ni asistencia, para que todos los niños de Barakaldo tengan acceso a una alimentación sana y equilibrada y para que nadie se vea sin recursos y sin casa por los desahucios que cada año afectan a más de 200 familias en Barakaldo”.

Barakaldo, 7 de enero de 2019.

Etiquetas: