Iniciativa contra el gasto militar y en apoyo a la Objeción Fiscal

Solapas principales

Momento de la concentraciónIniciativa contra la guerra, el gasto militar y en apoyo a la Objeción Fiscal.

En el “Día Internacional de las Mujeres contra la Guerra” iniciativa con el ánimo de evidenciar cómo las instituciones destinan los impuestos de la ciudadanía a fines socialmente injustos o nocivos, como los gastos militares. Denuncia del incremento de los recursos que las instituciones destinan al militarismo frente a la actual realidad de recortes en sanidad, pensiones, políticas de igualdad, prestaciones sociales o acceso a una vivienda digna.

El centro asesor de la mujer Argitan y la coordinadora antimilitarista Kakitzat se han concentrado ante la Delegación de Hacienda de Barakaldo contra el gasto militar, la guerra y en impulso a la campaña por la objeción fiscal que están desarrollan una veintena de organizaciones sociales agrupadas en la “Plataforma por la Objeción Fiscal de Euskadi”.

Mediante una gran tarta del Gernika de Picasso, y el reparto de decenas de bombones, ante la Delegación de Hacienda las asociaciones barakaldesas que forman parte de este colectivo social han demandado que no se destine ningún euro para la guerra bajo el lema “Ni armas, ni bombas. Mejor bombones. GERRARIK EZ.”.

No podemos obviar, que los recursos que se despilfarran en gasto militar, que en 2021 superarán los 700€ por persona, se detraen directamente de inversiones sociales como sanidad, tan necesaria, más aún con la gravísima crisis provocada por el COVID 19.

Este desvío de recursos públicos se traduce en un pueblo, como Barakaldo, con altas tasas de paro, pobreza y precariedad. En múltiples carencias en los servicios sociales. Localidad donde no se garantiza ni la mínima atención a las mujeres que sufren situaciones de violencia machista: malos tratos, precariedad, pobreza, desahucios, discriminación o vulneración de derechos.

Las entidades de la localidad fabril por ello han exigido «el fin del gasto militar, el tráfico de armas y la conversión de la producción de las empresas armamentísticas vascas en civil».

Prueba de la cada vez mayor implicación institucional con el militarismo es que el gasto del Ministerio de Defensa ha aumentado en 2021 un 6,5% (664 millones de euros) respecto a 2020, alcanzando los 10.863 millones de euros.

Los presupuestos generales del Gobierno español para 2021 incluyen, por otro lado, un gasto de 861’14 millones a la investigación militar “el presupuesto para la I+D militar para el 2021 es superior al año 2020, con un aumento del 27%, el mayor desde 2011. Esta I+D militar es tres veces el gasto previsto para Investigación Sanitaria”, han criticado.

Las organizaciones han señalado que, además, «el gobierno de Pedro Sánchez destina 3.090 millones euros a los “Planes de modernización e investigación y desarrollo” militar y 2.341 millones para la adquisición y gasto en los “Programas Especiales de Armamento”, a lo que cabría añadir la deuda contraída en el anterior ciclo armamentístico de 21.000 millones de euros para la adquisición de 1.500 tanques Leopard y Pizarro, cazas Eurofighter, submarinos, helicópteros de ataque Tigre y NH-90, misiles, etc.»

Las organizaciones convocantes de esta protesta también han querido recordar que el Gobierno vasco subvenciona con cerca de 100 millones de euros la industria militar, principalmente la ligada al sector aeronáutico, como es el caso de Sener en Getxo o ITP Aero en Barakaldo, dedicada, esta última, a la fabricación de componentes para el avión de transporte militar Airbus A400M y para el Avión de Combate Europeo.

«El 80% de la producción militar vasca se destina a países como Arabia Saudita, principal cliente del estado en este sector, que utiliza estas armas contra el pueblo yemení, o es vendida a Ministerios de Defensa y Fuerzas Armadas de España, Estados Unidos, México, Brasil, Arabia Saudí, Marruecos e Israel, obteniendo unos resultados económicos cercanos a los 150 millones de euros» han declarado.

Esta enorme cantidad de dinero proviene de nuestros impuestos” han afirmado. Por ello las organizaciones promotoras de esta movilización han defendido “la Objeción Fiscal como una herramienta que persigue exigir que los innecesarios gastos militares se destinen a necesidades sociales y a recursos sanitarios para hacer frente a la crisis y desigualdad agravada por el COVID.

La objeción fiscal es la negativa a colaborar económicamente en la financiación de las guerras. Es un acto de desobediencia civil y consiste en dejar de pagar una parte de los impuestos para destinar esta cantidad hacia otras iniciativas solidarias que trabajen en la construcción de alternativas de carácter transformador y solidario.

Un año más se ha abierto oficinas de Objeción Fiscal en Bilbao, Vitoria-Gasteiz y Donostia, en las que, con cita previa y de forma gratuita, se realiza la Declaración de la Renta aplicando Objeción Fiscal. En Bizkaia se puede concertar cita previa llamando de lunes a jueves de 17:00 a 20:00 horas al número 609 469 599; y también a través de la página web www.eragozpenfiskala.org.

ARGITAN / KAKITZAT

Barakaldo, 24 de mayo de 2021.

Etiquetas: