La imposibilidad de obtener documentos deja sin ayudas sociales

Solapas principales

cartelEl Ayuntamiento exige documentos de Hacienda, Lanbide, Etxebide, el banco, INEM (SEPE) y del propio Ayuntamiento. Las solicitudes quedan paralizadas si no se entregan todos los certificados. “El Ayuntamiento condena a la pobreza y pone en riesgo la salud de los más desfavorecidos al forzarles a salir a la calle e intentar hacer trámites”, afirma Berri-Otxoak. La plataforma insta a Barakaldo que siga el ejemplo de Ayuntamientos vecinos y contrate más personal para servicios sociales y amplíe los recursos y el presupuesto de ayudas .

Las condiciones impuestas por el Ayuntamiento de Barakaldo para acceder a las ayudas de emergencia social están provocando que las familias que las necesitan no puedan conseguirlas porque es imposible reunir los documentos exigidos, a lo que se suma la imposibilidad de acudir a los servicios sociales, que sólo atienden por correo electrónico y no responden a los mensajes durante días.

Así lo ha denunciado la plataforma contra la exclusión Berri-Otxoak, que ha explicado que en las últimas horas ha recibido alertas de personas que necesitan estas ayudas sociales y que las han visto bloqueadas porque los servicios sociales sólo tramitan las peticiones si están entregados todos los papeles, aunque parte de ellos no están disponibles por la cuarentena.

El colectivo ha puesto como ejemplo el de una mujer desempleada, vecina de Rontegi, que cuida de su madre anciana, que no consigue las ayudas de emergencia social porque no consigue cumplir el requisito del Ayuntamiento de obtener un certificado de estado de su cuenta bancaria, ya que el banco entiende que no es un necesidad básica en el actual periodo de confinamiento por la pandemia.

Otro caso es el de una vecina que, ante el cierre físico de las oficinas de los servicios sociales, ha seguido la instrucción de escribir por correo electrónico para solicitar un aplazamiento de la cita porque no puede reunir todos los documentos exigidos. La petición ha sido remitida el 28 de marzo y una semana después sigue sin recibir ninguna respuesta o llamada, aunque ya ha pasado la fecha de la entrevista, que estaba programada para el 1 de abril.

Berri-Otxoak ha lamentado la actitud de los responsables políticos y ha advertido de que “a pesar de la circunstancia especial de prohibición de transitar por la calle debido a la pandemia, los servicios sociales municipales mantienen sus condiciones previas a la crisis sanitaria y obligan a los ciudadanos a realizar gestiones en bancos e instituciones, que en buena parte están cerrados al público o con atención reducida y citas que se alargan en el tiempo”.

En concreto, los servicios sociales del Ayuntamiento de Barakaldo exigen, en plena cuarentena forzosa, que los solicitudes de ayudas de emergencia social entreguen hasta una treintena de documentos (ver anexo) que hay que tramitar hasta en seis organismos públicos y privados.

La institución local llega a exigir certificados que ella misma emite y también reclama resoluciones del Servicio Vasco de Empleo-Lanbide, del Servicio Público de Empleo Estatal SEPE (antiguo INEM), de Hacienda, de la agencia vasca de la vivienda Etxebide y de las entidades bancarias.

Es un auténtico disparate no sólo porque es una situación de estado de alarma en la que está prohibida la salida a la calle sino también porque el Ayuntamiento, de este modo, condena a la pobreza y pone en riesgo la salud de los más desfavorecidos al forzarles a salir a la calle y hacer trámites en distintos establecimientos”.

Berri-Otxoak insta por ello al equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Barakaldo a que “reconsidere su actuación ante la crisis del Covid-19 y realice una verdadera y justa política social en favor de los más desfavorecidos, con más presupuesto, más atención por parte de los servicios sociales y más rapidez y acierto en las medidas para este momento”.

Berri-Otxoak reclama así mismo que las autoridades locales destinen más dinero a medidas sociales “en este momento angustioso para miles de familias” barakaldesas. “Hasta el momento, el Ayuntamiento no está dando la talla en la gestión de esta pandemia. Buen ejemplo es que sólo hayan reservado 34.500 euros a cheques comida para familias que no tienen ningún ingreso y a las que han tenido durante un mes totalmente desprotegidas y sin ayuda de ningún tipo”.

En la lista de denuncias de la plataforma figuran también que las citas para tramitar ayudas de emergencia social se están dando para el mes de julio, que el Ayuntamiento se niega a la concesión automática de las ayudas a la espera de revisar las solicitudes tras la crisis pandémica o que se ha cerrado el albergue para mujeres sin hogar y se las ha situado junto a otras 60 personas, incluidos hombres, pese a que dos de ellas son víctimas de violencia machista.

Barakaldo exige en plena cuarentena gestiones en 6 instituciones para tramitar las ayudas de emergencia

cartelLas familias sin recursos tienen que aportar documentos de Hacienda, Lanbide, Etxebide, el banco, INEM (SEPE) y del propio consistorio. Las solicitudes quedan paralizadas si no se entregan toda la documentación. El gobierno local pone en riesgo la salud de las personas y familias afectadas por la actual situación de desempleo y precariedad al forzarlas a salir a la calle y hacer trámites en distintos organismos. Las exigencias no se han modificado a pesar de la prohibición de circular y el cierre o recorte de servicio en organismos públicos y privados.

Por este motivo se ha exigido, nuevamente, la puesta en marcha de un #PlanDeChoqueSocial y recursos económicos extraordinarios por parte de los servicios sociales del Ayuntamiento así como por la Diputación y por el Gobierno Vasco para que quienes sufren precariedad y pobreza no sufran el doble castigo de padecer el miedo al contagio del coronavirus y sufrir un empeoramiento de sus condiciones sociales y económicas por la pandemia.

Berri-Otxoak denuncia que el Ayuntamiento exige en plena cuarentena gestiones en 6 instituciones para tramitar ayudas sociales

Las familias sin recursos tienen que aportar documentos de Hacienda, Lanbide, Etxebide, el banco, INEM (SEPE) y del propio Ayuntamiento. Las solicitudes quedan paralizadas si no se entregan todos los certificados. "El Ayuntamiento pone en riesgo la salud de los más desfavorecidos al forzarles a salir a la calle y hacer trámites en distintos establecimientos”. Las exigencias no se han modificado a pesar de la prohibición de circular y el cierre o recorte de servicio en organismos públicos y privados. La plataforma contra la exclusión exige una rectificación por parte del Ayuntamiento

La plataforma contra la exclusión Berri-Otxoak ha denunciado que los servicios sociales del Ayuntamiento de Barakaldo exigen, en plena cuarentena forzosa, a los solicitudes de ayudas de emergencia social que entreguen documentos (ver anexo) que hay que tramitar hasta en seis organismos públicos y privados.

El colectivo ha recibido quejas de usuarios del Consistorio que explican que, “a pesar de la circunstancia especial de prohibición de transitar por la calle debido a la pandemia del coronavirus Covid-19, los servicios sociales municipales mantienen sus condiciones previas a la crisis sanitaria y obligan a los ciudadanos a realizar gestiones en bancos e instituciones, que en buena parte están cerrados al público o con atención reducida y citas que se alargan en el tiempo”.

En concreto, según la documentación a la que ha tenido acceso Berri-Otxoak, para las ayudas de emergencia social en Barakaldo hay que pedir documentos en el propio Ayuntamiento, en el Servicio Vasco de Empleo-Lanbide, en el Servicio Público de Empleo Estatal SEPE (antiguo INEM), en Hacienda, en la agencia vasca de la vivienda Etxebide y en las entidades bancarias.

“En total, hasta una treintena de documentos originales y fotocopias de al menos seis organismos diferen-tes tienen que presentar las familias que necesitan ayudas sociales debido a que carecen de los recursos básicos para sobrevivir”, ha destacado la plataforma.

“Es un auténtico disparate no sólo porque es una situación de estado de alarma en la que está prohibida la salida a la calle sino también porque el Ayuntamiento pone en riesgo la salud de los más desfavorecidos al forzarles a salir a la calle y hacer trámites en distintos establecimientos”.

La denuncia de estas exigencias municipales se suman a la protesta de Berri-Otxoak porque los servicios sociales obligar a hacer gestiones por internet a familias pobres y porque están dando cita actualmente para el mes de julio a las personas que llaman con situaciones de emergencia social porque han perdido sus ingresos y no pueden pagar sus alquileres debido al confinamiento obligatorio por la crisis sanitaria del coronavirus Covid-19.

Los responsables políticos muestran un día sí y otro también tanto su incompetencia como su falta de interés y sensibilidad con la población más desfavorecida de Barakaldo, a la que tradicionalmente le han dificultado y recortado las ayudas sociales y a la que ahora llegan a poner en peligro grave de contagiarse por el coronavirus”, señala el colectivo.

El grupo exige “facilitar la tramitación” de los subsidios sociales, “de tal manera que se produzca una aprobación automática provisional de todas las solicitudes de ayudas, que se podrán revisar y verificar una vez superada la crisis sanitaria y económica motivada por la gestión de la pandemia del coronavirus”.

La plataforma contra la exclusión Berri-Otxoak demanda que las peticiones de ayudas sociales sean válidas con la simple entrega de la solicitud y del número de cuenta bancaria de la familia, así como con sendas declaraciones juradas sobre las personas que integran la unidad familias y el importe del alquiler o la hipoteca al que tiene que hacer frente el solicitante.

El Ayuntamiento, siguiendo el modelo de otros consistorios como el de Getxo, que está contratando más personal, debiera además reforzar justo en este momento la atención social presencial a las familias más necesitadas, en lugar de recurrir a complicadas gestiones por medio de Internet, cuando parte de los solicitantes no disponen de recursos para este tipo de tecnología”.

El Ayuntamiento de Barakaldo ha cerrado físicamente las oficinas de asuntos sociales y ha establecido que para cualquier gestión los trámites se realicen por internet, escribiendo al correo ayudaseconomi-cas@barakaldo.eus.

Berri-Otxoak también exige un “plan de contingencia y recursos económicos extraordinarios por parte de los servicios sociales del Ayuntamiento para que quienes sufren precariedad y pobreza no sufran el doble castigo de padecer el miedo al contagio del coronavirus y sufrir un empeoramiento de sus condiciones sociales y económicas por la pandemia”.

Barakaldo, 31 de marzo y 4 de abril de 2020.

Etiquetas: