Ignoran las consecuencias socio-económicas de la pandemia

Solapas principales

Momento de la concentraciónDenunciamos que el Ayuntamiento niega ayudas sociales a una madre desempleada con un bebé de 10 meses. La plataforma protesta ante el edificio consistorial con 100 platos vacíos bajo el lema ‘Tenemos hambre de derechos sociales’. La mujer se ha quedado en el paro durante la pandemia y tiene dificultades para hacer frente a los gastos de alimentación y alquiler. Este caso se une al de otra familia con una niña de 9 años que vive en una habitación cuya renta no puede ya abonar.

La plataforma contra la exclusión Berri-Otxoak se ha concentrado ante el Ayuntamiento de Barakaldo para denunciar que el Consistorio no proporciona las ayudas de emergencia necesarias a una mujer desempleada madre de un bebé de 10 meses y que tiene dificultades tanto para cubrir sus gastos de alimentación como para el pago del alquiler de la habitación donde vive.

Para llamar la atención sobre este caso, este colectivo ha protestado ante el edificio consistorial colocando en la plaza 100 platos vacíos mientras las personas activistas han mostrado carteles con la frase ‘Tenemos hambre de derechos sociales’.

Berri-Otxoak ha destacado que este caso se suma al de otra pareja, con una niña de 9 años, que también perdió el empleo durante la crisis de la pandemia de covid-19 y que vive en una habitación cuya renta ya no puede abonar tras sufrir un recorte en las ayudas por parte del departamento de Acción Social de Barakaldo.

A pesar de que ambas familias tienen menores a cargo, se encuentran con obstáculos y recortes por parte del Departamento de Acción Social para acceder a las Ayudas de Emergencia Social (AES)”, han destacado desde la plataforma.

Esta situación no es excepcional. El equipo de gobierno del Ayuntamiento, compuesto por PNV y PSE, ha aplicado un recorte medio del 20% a las 3.100 familias que, tras sortear infinidad de obstáculos, consiguieron solicitar las ayudas de emergencia a lo largo del 2020″.

La plataforma señala que este recorte se une al “retraso en la percepción de estas prestaciones sociales, lo que no hace justicia a su carácter de emergencia”. Del mismo modo, Berri-Otxoak ha recordado que el Ayuntamiento tiene actualmente cerrado el periodo de solicitudes de ayudas sociales, desde noviembre a febrero, lo que a juicio de esta organización “es ilegal”, al incumplir la “Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas”. En la lista de “retrocesos” también ha mencionado la supresión del cheque comida a 200 familias de la localidad.

«Si no hay dinero para ayudar al 67,5% de las personas desempleadas de la localidad, en concreto 4.890 barakaldeses que no perciben ninguna prestación o subsidio, no lo hay para pagar 2 millones de euros anuales en sueldos a las treinta personas que conforman el equipo de gobierno local, ni tampoco para gastar 600.000 euros en su publicidad», ha afirmado la plataforma contra la exclusión Berri-Otxoak.

Barakaldo, 13 de enero de 2021

Etiquetas: