Ezkerraldea Martxan, Eskerraldea en marcha

Solapas principales

imagenPensionistas, personas con empleos precarios o desempleadas, asociaciones feministas, colectivos sociales y entidades sindicales de la Margen Izquierda se han manifestado el pasado sábado 18 de junio contra la precariedad, los recortes y por un futuro digno para la Margen Izquierda, Bizkaia.

Iniciativa por las principales localidades de la comarca en denuncia de las consecuencias del incremento del coste de la vida, las dificultades para llegar a fin de mes y los desahucios en la Margen Izquierda. Protesta contra el aumento de las situaciones de pobreza, los recortes sociales, la guerra y los gastos militares

Manifestación plural, impulsada por una parte importante del tejido asociativo de la Margen Izquierda”. Movilización en la que han participado diferentes empresas en Huelga de la Margen Izquierda (Teknia, Estibadores Eventuales del puerto de Bilbao, Harsko, Vicinay de Galdames, Servicio de Ayuda a Domicilio de Ortuella, Personal del Plan de Empleo de Santurtzi) y personas trabajadoras de diversos sectores: Metal, Residencias, Comercio y Limpieza

En su vigésimo novena edición, cuenta entre sus convocantes con los sindicatos ELA, LAB, STEILAS, ESK, CGT- LKN y CNT; Movimiento de Pensionistas de Bizkaia-Ezkerraldea/Meatzalda; las organizaciones sociales Berri-Otxoak, plataforma contra la exclusión y por los derechos sociales; Argitan, centro asesor de la mujer de Barakaldo; Oficinas de Derechos Sociales de Portugalete y Santurtzi; Ernai; Harian; Ikama; Eguzki, talde ekologista; Ekologistak Martxan, Barakaldo Naturala; La Kelo Gztetxea, Txirbilenea Kulturgunea; y Kakitzat (Koordinadora Antimilitarista)

No a la guerra. No al gasto militar. Si al gasto social

Tras dos años de pandemia, nuestros gobernantes han tomado la decisión política de tratar al COVID19 como una gripe. La pandemia, junto con la guerra de Ucrania, están siendo utilizados como enésima excusa para tratar de avanzar en un empobrecimiento cada vez más generalizado de la población. La subida generalizada de precios nos está empobreciendo día a día. Esta subida no es una consecuencia ni de la pandemia ni de la guerra.

De hecho, meses antes de la invasión Rusa a Ucrania, el IPC ya superaba el 7%. Este incremento no se puede aislar de la crisis social, económica, ecológica, de cuidados y democrática que veníamos arrastrando antes de la pandemia. La sobreexplotación del planeta está en el origen de la escasez de materias primas; la especulación de las grandes fortunas esta detrás del nauseabundo incremento de los precios de la energía, por poner dos ejemplos. Cabe destacar que el 2021 ha sido el año de mayores beneficios de la historia de las empresas del IBEX35, superando los 54.500 millones de euros.

Pocos días han faltado para que, tras el estallido de la guerra, todos los países occidentales anuncien incrementos del gasto presupuestario en armamento. Eso que era imposible incrementar en sanidad en plena pandemia, en educación, en vivienda, en políticas de género, en la Renta de Garantía de Ingresos, en dignificar las pensiones, u cualquier otra necesidad social, se modifica en breves días cuando hay que fomentar el miedo y las ganancias de las grandes empresas armamentísticas. Cada día más, se está destapando la cara más dura del capitalismo neoliberal que estamos sufriendo desde hace décadas.

Las consecuencias que estas políticas tienen no son datos, sino personas. Según el último informe de Cáritas y Foesa, las personas en situación de exclusión social en la CAPV representan el 16,3% de la población y la denominada “sociedad excluida”, personas que ocupan el espacio más extremo de la exclusión social severa, son ya 100.000 personas en 2021 cuando en 2018 eran 20.000. Si disgregamos por razón de género o procedencia, los datos se multiplican.

En este contexto, la movilización es imprescindible. Razones para continuar combatiendo el sistema tenemos de sobra. Seguimos luchando cada día cada organización en nuestro espacio, desde el movimiento pensionista o estudiantil, el feminismo, contra los accidentes laborales, contra la violencia de género, contra los desahucios, el antimilitarismo, el ecologismo, los derechos sociales, en cada empresa, etc.. Tenemos una nueva cita en la Plaza del Kasko de Sestao, de donde partirá otro año más la MARTXA CONTRA LA PRECARIEDAD, LOS RECORTES SOCIALES Y LOS GASTOS MILITARES 2022, para acabar en la Plaza Gernika de Santurtzi.

Es el momento de poner la vida en el centro!

Si no puedes visualizar el vídeo haz clic aquí para buscar una nueva instancia

Etiquetas: