Exigimos que cancelen los recibos de alquiler de los pisos sociales municipales

Solapas principales

cartelExigimos al Ayuntamiento que anule el recibo de alquiler de los pisos sociales municipales durante la crisis del Covid-19. La medida del aplazamiento de los recibos es un parche e insuficiente y un problema para los próximos meses. Porque las familias afectadas ya contaban con escasos recursos económicos y son las que se verán especialmente perjudicadas por los efectos de la pandemia. Por este motivo se exige al Ayuntamiento un #PlanDeChoqueSocial para habilitar más recursos para ayudar a hacer frente a esta crisis a mujeres con menores a su cargo, viudas, pensionistas con bajos ingresos, personas sin hogar y familias en situación de precariedad.

La plataforma considera insuficiente y un problema el aplazamiento de los recibos porque son familias con recursos económicos limitados y especialmente perjudicadas por el efectos de la pandemia. La decisión de aplazar el recibo es confusa porque aparentemente sólo afecta a los pisos de la agencia municipal Eretza pero no está claro si al resto de pisos sociales del Ayuntamiento. Berri-Otxoak exige al Ayuntamiento más recursos extraordinarios para ayudar a hacer frente a esta crisis a mujeres solas con hijos, viudas, pensionistas con bajos ingresos, personas sin hogar y familias en situación de precariedad

La plataforma contra la exclusión Berri-Otxoak ha exigido al Ayuntamiento de Barakaldo la anulación de los recibos de alquiler de los pisos sociales municipales para familias sin recursos económicos en el actual contexto de cuarentena por la pandemia del coronavirus Covid-19.

La petición ante la decisión del Consistorio de aplazar el pago pero no dejar los recibos sin efecto. En concreto, la sociedad urbanística municipal Eretza ha remitido a los afectados una carta fechada este 31 de marzo en la que se informa de la “suspensión del cobro de los recibos de alquiler hasta la finalización del estado de alarma” y del futuro cobro sin concretar cómo y cuándo.

La medida del Ayuntamiento, además de llegar muy tarde, es totalmente insuficiente porque no resuelve la situación angustiosa de las familias que los pisos sociales municipales, cuyos recursos ya eran reducidos antes de esta crisis y ahora padecen más que nadie los despidos y deterioro de la situación económica”, señala Berri-Otxoak.

Al respecto, el colectivo afirma que “no basta con aplazar ni con señalar que quizá se pueda producer la exoneración total o parcial del alquiler, porque los damnificados necesitan tener certezas y saber que están totalmente exentos de pagar la renta y que, pese al hundimiento de sus economías familiares, no serán desalojados una vez terminado el estado de alarma, cuando tenga que pagar el mes correspondiente y los meses anteriores aplazados”.

Berri-Otxoak insta por ello al equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Barakaldo a que “reconsidere su actuación ante la crisis del Covid-19 y realice una verdadera y justa política social en favor de los más desfavorecidos, con más presupuesto, más atención por parte de los servicios sociales y más rapidez y acierto en las medidas para este momento”.

La plataforma ha recordado al respecto que, pese a sus denuncias públicas, no se actúa por parte de las autoridades municipales. “El área de Acción Social de Barakaldo sigue sin ayudar a las familias que necesitan ayudas de emergencia social. Cuando un solicitante hace la gestión, le exigen que, pese a no tener recursos económicos, haga los trámites desde casa con un ordenador y conexión a internet”.

Además, se exige la entrega de hasta 30 documentos de al menos seis organismos públicos y privados, además de decenas de fotocopias, aunque la cuarentena impide transitar y a pesar de que hay certificados, como el de saldo medio de las cuentas bancarias, que las entidades financieras se niegan a emitir porque, en este momento de crisis, no lo consideran un servicio básico esencial”.

En concreto, para las ayudas de emergencia social en Barakaldo hay que pedir documentos en el propio Ayuntamiento, en el Servicio Vasco de Empleo-Lanbide, en el Servicio Público de Empleo Estatal SEPE (antiguo INEM), en Hacienda, en la agencia vasca de la vivienda Etxebide y en las entidades bancarias.

Es un auténtico disparate no sólo porque es una situación de estado de alarma en la que está prohibida la salida a la calle sino también porque el Ayuntamiento pone en riesgo la salud de los más desfavorecidos al forzarles a salir a la calle y hacer trámites en distintos establecimientos”.

Berri-Otxoak reclama así mismo que las autoridades locales destinen más dinero a medidas sociales “en este momento angustioso para miles de familias” barakaldesas. “Hasta el momento, el Ayuntamiento no está dando la talla en la gestión de esta pandemia. Buen ejemplo es que sólo hayan reservado 34.500 euros a cheques comida para familias que no tienen ningún ingreso y a las que han tenido durante un mes totalmente desprotegidas y sin ayuda de ningún tipo”.

En la lista de denuncias de la plataforma figuran también que las citas para tramitar ayudas de emergencia social se están dando para mediados del mes de julio, que el Ayuntamiento se niega a la concesión automática de las ayudas a la espera de revisar las solicitudes tras la crisis pandémica o que se ha cerrado el albergue para mujeres sin hogar y se las ha situado junto a otras 60 personas, incluidos hombres, pese a que dos de ellas son víctimas de violencia machista.

Los responsables políticos muestran un día sí y otro también tanto su incompetencia como su falta de interés y sensibilidad con la población más desfavorecida de Barakaldo, a la que tradicionalmente le han dificultado y recortado las ayudas sociales”, sostiene el colectivo.

El Ayuntamiento, siguiendo el modelo de otros consistorios como el de Getxo, que está contratando más personal de servicios sociales, debiera además reforzar justo en este momento la atención social presencial a las familias más necesitadas, en lugar de recurrir a complicadas gestiones por medio de internet”.

Barakaldo, 1 de abril de 2020.

Etiquetas: