Denuncian el cierre súbito del albergue de mujeres sin hogar en Barakaldo

Solapas principales

cartelArgitan denuncia el cierre súbito del albergue de mujeres sin hogar y su traslado a un local mixto con riesgo de abusos. El Ayuntamiento ha eliminado el piso sólo para mujeres en lugar de ampliar el personal para poder atender a todos en buenas condiciones. Entre las perjudicadas hay al menos dos víctimas de violencia machista. Las mujeres han sido obligadas a volver al albergue mixto municipal y perder el espacio seguro frente al virus Covid-19 y frente a los abuso.

La asociación Centro Asesor de la Mujer ARGITAN ha criticado la decisión del Ayuntamiento de Barakaldo de “cerrar por adelantado y súbitamente el albergue para mujeres sin hogar que, en un piso, se puso en marcha en enero y que estaba previsto que continuase hasta abril, dejando ahora a las afectadas en un entorno con riesgo de abusos y sanitariamente menos seguro”.

El colectivo ha subrayado que “la decisión ha supuesto llevar a las mujeres vuelvan al albergue mixto para personas sin hogar, en donde quienes previamente sufrieron violencia machista tienen que compartir espacio con hombres y en donde, entre más de 60 personas, resulta difícil la protección frente al coronavirus Covid-19”. De hecho, según usuarios, hay dos casos positivos.

ARGITAN ha revelado además que “el cierre del piso de acogida ha provocado que dos de las siete mujeres sin hogar refugiadas hayan renunciado a seguir en el albergue por temor a abusos machistas y se desconoce si han regresado a vivir y dormir en la calle”.

El albergue mixto para personas sin hogar funcionaba hasta el 16 de marzo, con capacidad para 28 personas, en el polideportivo de Lasesarre. En ese fecha, el Ayuntamiento trasladó a los usuarios al Frontón Barakaldés del parque de los Hermanos y sumó a la treintena de personas otras tres decenas de ciudadanos que hasta entonces estaban durmiendo al raso.

El 24 de marzo se cerró el piso para las mujeres sin vivienda, con el argumento de que el personal tenía que atender el albergue general, y se las trasladó al espacio mixto. Y el 26 de marzo se volvió a mover a todos, varones y mujeres, al polideportivo de Lasesarre pero no al albergue sino a la cancha polideportiva.

La actuación del Ayuntamiento, con los datos que él mismo ha proporcionado a la prensa, demuestra la improvisación y falta de planificación. Así, las mujeres del piso de refugio han tenido que hacer dos mudanzas en 48 horas y se las ha sacado de un entorno seguro y saludable para llevarlas a un espacio masificado y con más riesgos de todo tipo”, ha lamentado ARGITAN.

Los responsables municipales desvisten además un santo para vestir otro. Con el argumento de atender a las personas sin hogar que durante años han tenido que dormir en la calle porque el Ayuntamiento no ampliaba el albergue, en lugar de aumentar el personal para atender todo se ha eliminado el servicio específico para mujeres”, han declarado desde la asociación feminista.

ARGITAN ha destacado especialmente el hecho de que “dos de las afectadas por este cierre y confinamiento masivo son mujeres víctimas de violencia machista, que ellas mismas pidieron al Ayuntamiento mantener ‘un espacio seguro, rodeado exclusivamente de mujeres’ para ‘una mayor tranquilidad y apoyo’. El Consistorio, sin embargo, ha hecho oídos sordos”.

La asociación Centro Asesor de la Mujer ARGITAN ha insistido en que la crisis provocada por la pandemia “está causando un agravamiento de las situaciones de violencia machista así como la pobreza y precariedad que sufren las mujeres, con más riesgo de sufrir violencia y agresiones sexuales porque se ven forzadas a convivir con sus maltratadores o violadores”.

La mayoría de las trabajadoras se enfrentan a perder el empleo o exponerse a situaciones de riesgo” y se da la circunstancia de que estas mujeres “tienen que hacer frente a la pandemia sin suficientes condiciones de seguridad ni medidas de protección, poniendo además en riesgo a sus propios hijos o ancianos, y teniendo que hacer uso del transporte público donde el riesgo de contagio es más elevado”.

Así mismo, muchas viven el aislamiento encerradas en viviendas pequeñas, hacinadas, oscuras e insuficientes condiciones de salubridad. A ello se suma que han quedado en suspenso las becas escolares de los hijos, que también han perdido el acceso al comedor diario”.

La asociación Centro Asesor de la Mujer ARGITAN exige por ello “soluciones estructurales”, que implican medidas para “garantizar un empleo digno y en igualdad de condiciones”, así como un “sistema de protección social que permita a las mujeres disfrutar de una vida digna tanto en situaciones de normalidad como de excepcionalidad“.

Del mismo modo, reclama “servicios sociales públicos, universales y gratuitos, tanto guarderías como comedores, residencias y centros de día, que permitan a las mujeres salir del modelo actual en el que el cuidado es su obligación social”.

Barakaldo, 30 de marzo de 2020

Etiquetas: