1.254 familias solicitan las prestaciones sociales en sólo 6 horas en Barakaldo

Solapas principales

Momento de la concentración1.254 familias solicitan en Barakaldo prestaciones sociales en sólo 6 horas el primer día del plazo abierto en el Ayuntamiento

El lunes 3 de febrero se ha abierto el plazo de solicitudes de acceso a las ayudas económicas para las familias con escasos recursos económicos. La plataforma contra la exclusión social Berri-Otxoak nos hemos concentrado delante del ayuntamiento para denunciar y criticar que el Ayuntamiento ha ocultado a la población el inicio del proceso para solicitar estas prestaciones sociales. Además rechazamos el proceder del Consistorio que ha mantenido a centenares de familias desde octubre sin posibilidad de tramitar estas ayudas.

El equipo de Gobierno PNV-PSE mantiene congelado en 960.000 euros el presupuesto de ayudas sociales mientras destina 1,9 millones a las retribuciones de alcaldesa, políticos de ambos partidos, cargos de confianza y asesores. Nos hemos concentrado a las puertas del ayuntamiento y hemos repartido máscaras para denunciar que “los recortes sociales se expanden como el coronavirus”.

Los servicios sociales de Barakaldo han recibido una avalancha de llamadas el primer día del plazo para solicitar ayudas sociales. En concreto, han sido 1.254 las familias que en sólo siete horas -de 8.00 a 14:00 horas- han realizado el trámite telefónicamente.

El dato ha sido dado a conocer por la plataforma contra la exclusión Berri-Otxoak, que lleva casi 30 años reivindicado los derechos sociales y que ha denunciado las restricciones y recortes que el Consistorio, gobernado por PNV y PSE, aplican a los presupuestos sociales mientras se aumentan los sueldos políticos.

Los teléfonos para solicitar cita para acceder a las ayudas sociales del Ayuntamiento son 944 789 577 y 944 789 200. Por su parte, Berri-Otxoak, “ante la negativa del Ayuntamiento a informar adecuadamente”, ofrece semanalmente desde hace 24 años, cada lunes, un servicio de atención y ayuda a las familias, con el que se puede pedir una consulta por medio del teléfono 650 254 667.

No es de extrañar esta situación que desborda los servicios sociales”, ha subrayado la plataforma, “más aún cuando se ha producido un aumento del 33% de las familias que en tan solo cuatro años han gestionado las ayudas de emergencia: se ha pasado de 1.744 en el año 2015 a las 2.320 solicitantes que han recibido una prestación en el año 2018, pese al oscurantismo y falta de transparencia del Ayuntamiento”.

El inicio del periodo para solicitar las ayudas de emergencia ha supuesto además una sorpresa para las personas que caminaban por el centro de Barakaldo, en donde activistas de Berri-Otxoak han realizado un reparto de mascarillas antivirus, en la plaza del consistorio, en medio de la crisis sanitaria mundial por el letal coronavirus, y con motivo del inicio del plazo para las ayudas sociales.

Las personas participantes en esta protesta, que criticaban que el gobierno local sube los sueldos de los políticos mientras reduce el presupuesto social, se han situado frente al edificio municipal y han distribuido máscaras al conjunto de la ciudadanía, mientras mostraban carteles con frases como ‘Los virus de los recortes sociales en Barakaldo se expanden como el coronavirus’ o ‘¡Alerta en Barakaldo! El virus (pacto PNV-PSE) amenaza con devorar las prestaciones sociales municipales’.

Berri-Otxoak ha resaltado que el periodo para tramitar ayudas sociales “tenía que estar abierto desde el primer día del año y finalizar el 31 de diciembre, pero el equipo de Gobierno municipal, formado por PNV y PSE, ha mantenido desde octubre pasado, durante cuatro meses, cerrada la convocatoria sin que las familias pudieran solicitar algún tipo de prestación para cubrir sus necesidades más básicas”.

Momento de la concentraciónA este retraso se suma el hecho de que “el presupuesto aprobado en enero ha consolidado el recorte a las ayudas sociales hasta quedar en apenas 960.000 euros, mientras los salarios, dietas y gastos de alcaldesa, concejales, asesores y cargos de confianza del equipo de gobierno aumentan este año y se disparan hasta los 1,9 millones de euros”.

La plataforma considera que el gobierno local “actúa ilegalmente al paralizar las tramitaciones de subsidios durante, al menos cuatro meses al año porque contraviene la ley que reconoce el derecho del conjunto de la ciudadanía a poder dirigirse a las Administraciones sin un límite de tiempo específico”.

La actuación de los responsables locales es un escándalo, más aún si se tiene en cuenta que son miles las personas que necesitan protección debido a la precariedad y falta de recursos”, argumenta Berri-Otxoak.

El grupo contra la pobreza ha denunciado así mismo “la ocultación de las ayudas sociales por parte del equipo de Gobierno, que no publicita este programa”. Ante este hecho, “los colectivos sociales están haciendo el esfuerzo de distribuir 32.000 hojas informativas por los domicilios de Barakaldo para que tengan acceso a la información que el Ayuntamiento se niega a difundir”.

La falta de información sobre las prestaciones sociales supone que muchas familias de la localidad no pueden ejercer sus derechos, mientras PNV y PNV gastan cientos de miles cada año en la publicidad e información sobre otros asuntos electoralistas”.

«No es por casualidad que, ante esta insuficiente partida presupuestaria, el Departamento de Acción Social decida cada curso recortar la asignación a percibir por las familias con graves dificultades económicas y endurezca los requisitos de acceso a las mismas”, señalan las plataformas locales contra la pobreza.

En total, los responsables municipales rebajan un 26% el dinero máximo al que puede acceder cada familia solicitante, es decir, 484 euros menos al año. Los mayores recortes se producen en las ayudas a gastos de energía, que se reduce el 61%, las ayudas para hacer frente al endeudamiento caen un 67%,, bajan un 46% la reparación e instalaciones básicas de la vivienda o se recorta un 32% el subsidio para poder hacer frente a las hipotecas”.

Berri-Otxoak consideran que estas restricciones van “en consonancia con la política de PNV y PSE de desmantelar los servicios sociales municipales, en los que, entre otras medidas, se ha eliminado el Servicio de Urgencias Sociales, lo que conlleva retraso en la atención a las familias y demoras de semanas para casos de extrema urgencia”.

Además, las asociaciones resaltan la “falta de personal en el equipo de ayudas sociales, lo que causa retrasos de seis meses en la atención, tramitación y resolución de las solicitudes presentadas por las familias de la localidad”.

Mientras, en Barakaldo son un 15,3% los hogares en situaciones de exclusión y en tan solo un año ha aumentado un 23% el número de personas derivadas por el Ayuntamiento al comedor social de Cáritas, por su imposibilidad de poder cubrir una comida diaria; y se ha duplicado en dos años el número de personas sin hogar que duermen en la calle, que asciende a 30”.

Junto a Berri-Otxoak, asociaciones como el centro asesor de la mujer Argitan, la asamblea de personas en paro y entidades sindicales exigen al Ayuntamiento “que rectifique” y acuerde “un presupuesto suficiente para que todas las familias que lo necesitan tengan unas ayudas de emergencia social dignas, para que ni una sola persona tenga que seguir durmiendo en la calle, para que ninguna mujer víctima del machismo se vea sin ayudas ni asistencia, para que todos los niños de Barakaldo tengan acceso a una alimentación sana y equilibrada y para que nadie se vea sin recursos y sin casa por los desahucios que cada año afectan a más de 200 familias en Barakaldo”.

Barakaldo, 3 de febrero de 2020

Etiquetas: