Súper-ricos a costa del sufrimiento de la mayoría

Solapas principales

cartel15-M RONDA. EN POCAS PALABRAS.- Nuestro sistema económico no funciona igual para todo el mundo. Cientos de millones de personas viven en la pobreza extrema mientras las élites más ricas obtienen enormes ganancias.

Según el Informe de Oxfam Intermón, “Beneficiarse del sufrimiento”, el número de multimillonarios y grandes empresas de los sectores alimentario, energético, farmacéutico y tecnológico, se ha duplicado desde la crisis financiera y sus fortunas crecen en 2.500 millones de dólares al día, sin embargo, los súper-ricos y las corporaciones están pagando menos impuestos que en décadas anteriores. Los costos humanos, niños y niñas sin maestros ni maestras, clínicas sin medicamentos, son enormes. Los servicios privados castigan a las personas empobrecidas y privilegian a las élites. Si una única empresa se encargase de realizar todo el trabajo de cuidados no remunerado, que llevan a cabo las mujeres de todo el mundo, su facturación anual ascendería a 10 billones de dólares, 43 veces más que Apple.

APOSTEMOS POR EL BIENESTAR PÚBLICO, NO EL BENEFICIO PRIVADO

Jeff Bezos, fundador de Amazon, posee una fortuna que, según la lista Forbes de 2018, asciende a 112.000 millones de dólares. Tan solo el 1% de su riqueza equivale al presupuesto sanitario total de Etiopía, un país donde viven 105 millones de personas.

Durante la pandemia, ha surgido en promedio un nuevo milmillonario en el mundo cada 30 horas. La otra cara de esta realidad es que, en el mismo tiempo que se necesita en promedio para que surja un nuevo milmillonario, un millón de personas podrían verse arrastradas a la pobreza.

La riqueza de los milmillonarios que hay en el mundo se ha incrementado en 900.000 millones de dólares tan solo en el último año, lo cual equivale a un incremento de 2.500 millones de dólares diarios. Mientras, la riqueza de la mitad más pobre de la población mundial, que equivale a 3.800 millones de personas, se redujo en un 11%.

CartelLas grandes fortunas ocultan a las autoridades fiscales 7,6 billones de dólares. También las empresas ocultan grandes cantidades de dinero en paraísos fiscales. Como resultado, los países en desarrollo se ven privados de 170.000 millones de dólares anuales.

El cúmulo de crisis por la pandemia de la COVID-19, el aumento de las desigualdades y el alza de los precios de la energía y los alimentos podría arrastrar a la pobreza extrema a 263 millones de personas en 2022. Esto equivale a un millón de personas cada 33 horas. La riqueza de los milmillonarios de los sectores de la energía y la alimentación ha crecido 1.000 millones de dólares cada dos días.

Se estima que 5,6 millones de personas mueren cada año por la falta de acceso a servicios de salud en países pobres. Esto significa que mueren más de 15.000 personas al día. O, dicho de otra manera, las desigualdades (incluida la falta de acceso a atención médica) contribuyen a la muerte de al menos una persona cada cuatro segundos.

El 60 % de los países de renta baja se encuentran actualmente al borde del sobreendeudamiento.

A lo largo del año pasado, los beneficios del sector de la energía aumentaron en un 45 %. La riqueza de los milmillonarios del sector del petróleo, gas y carbón se ha incrementado en 53.300 millones de dólares (un 24 %) en términos reales en los últimos dos años.

La pandemia ha generado 40 nuevos milmillonarios en el sector farmacéutico. Las grandes farmacéuticas se embolsan más de 1.000 dólares por segundo solo por su negocio con las vacunas, cobrando a los Gobiernos hasta más de 24 veces el costo de producción genérica.

Siete de los 10 hombres más ricos del mundo han conseguido su fortuna en el sector de la tecnología, au-mentando en 436.000 millones de dólares desde 2020.

Los niveles actuales de desigualdad y pobreza no son fruto de la casualidad, sino de elecciones políticas y económicas. Podemos decidir construir una economía humana en la que las personas y empresas más ricas paguen su cuota justa de tributos para financiar servicios públicos y sistemas de protección social que beneficien a todas las personas.

Etiquetas: