Por una Europa democrática, social, ecológica y feminista

Solapas principales

fotoEn pocas palabras. ¡SÍ SE PUEDE!

15-M RONDA.-Los líderes, nacionales y europeos continúan sometiendo a la ciudadanía a la voluntad de accionistas y multinacionales, mientras la austeridad es cada vez más brutal. La mayoría de programas nacionales de austeridad siguen las recomendaciones de la UE a través del Pacto de Estabilidad y Crecimiento que nuestros países ya han firmado. Estas medidas nos están dirigiendo a una espiral de recesión, imponiendo con ello una regresión social. El secretismo de las negociaciones sobre el acuerdo de libre comercio también refleja su deseo de mantener los intereses de las multinacionales y su lógica del beneficio a costa de una Europa social, ecológica y democrática.

Del 1 al 17 de octubre de este año se han celebrado marchas contra las políticas de Bruselas y por una Europa democrática, social, ambiental y solidaria, en demanda de las cuatro reivindicaciones unitarias acordadas a nivel europeo en confrontación con las políticas de la troica:

  • Oponerse a las políticas de “austeridad” y privatización de servicios públicos dictadas por la TROICA
  • Apoyar las decisiones democráticas de los pueblos y en particular del pueblo griego
  • Acabar con los Paraísos Fiscales en la UE
  • Detener las negociaciones secretas del TTIP

cartelEuropa está al borde de un precipicio, y mira hacia el abismo. Las políticas de austeridad llevan a los pueblos de Europa a la pobreza, destrozan la democracia y desmantelan las políticas sociales. El aumento de la desigualdad amenaza la cohesión social. Continúa la destrucción ecológica, mientras que las crisis humanitarias devastan los países más afectados. Las mujeres y los jóvenes son los más perjudicados.

La oligarquía europea utiliza métodos cada vez más autoritarios para ensalzar un sistema neoliberal que ha fracasado. Las instituciones y los gobiernos europeos están sirviendo a los mercados financieros, sin ningún respeto por la soberanía popular. El interés público debe prevalecer y las necesidades sociales deben estar cubiertas.

Los derechos humanos deben ser priorizados respecto a la deuda, y las necesidades humanas deben ser priorizadas respecto a las ganancias. Necesitamos con urgencia que en toda Europa se tomen medidas para liberar a los pueblos de las presiones de los mercados financieros y de las políticas de austeridad. Las políticas fiscales y monetarias deben cambiar con el fin de escapar a la trampa de la deuda.

Hoy en día, más de la mitad de la riqueza de Europa está en manos del 10% de la población. Las políticas actuales se aplican conscientemente para mantener esas desigualdades, así como el modelo neoliberal que destruye el planeta y mina los derechos democráticos y sociales.

Exigimos un cambio completo de estas políticas y otro modelo de sociedad que garantice la justicia social, la igualdad, la distribución equitativa de la riqueza, la sostenibilidad ecológica y la protección de los bienes comunes.

Las políticas de austeridad atacan a los derechos económicos y sociales y desmantelan la protección social. Necesitamos una economía democrática que obligue a los bancos a servir el interés público. El colapso de la banca privada en el año 2008 no fue un accidente sino más bien una consecuencia directa del hecho de que las finanzas sirvieran únicamente los intereses de accionistas y especuladores, a costa del interés público.

En las últimas décadas, los gobiernos han permitido y alentado este sistema, consintiéndole  todas y cada una de sus demandas a la industria financiera. Muchas entidades de crédito, públicas o basadas en un sistema cooperativo, que anteriormente servían para financiar actividades regionales necesarias han sido privatiza-das. Mientras tanto, la falta de regulación ha permitido a organizaciones criminales de todo el mundo blanquear dinero e invertir libremente sus enormes beneficios.

viñetaviñetaviñetaviñeta

Etiquetas: