Golpe al poder adquisitivo de los sueldos de los y las trabajadoras

Solapas principales

imagen15-M RONDA. En pocas palabras.- Las personas trabajadoras en España sufren la mayor pérdida de poder adquisitivo en casi 20 años, 400 euros para un salario medio. El Banco de España constata que los sueldos solo crecen un 1,6% en 2021, frente a un repunte de precios que ya llega al 5,4%. Los grandes perdedores son las rentas más bajas -más expuestas a la subida de la luz-. Las personas que están paradas y los hogares dependientes de las ayudas sociales han sufrido la mayor pérdida en los últimos años. El precio de los alimentos se dispara al máximo desde la crisis de 2008.

Todo apunta a que el año 2022 llegará de la mano de un marco retroceso en el poder adquisitivo de los españoles, puesto que menos de un 20% verá su salario revisado de forma automática ante la subida de los precios y, entre el 80% restante, el aumento de las retribuciones está situándose, de media, en el 1,6%, lejos del 5,4% que suben los precios.

La inflación en 2022 será igual o incluso más elevada que el año pasado. El Banco de España pronosticó a finales de diciembre que los precios aumentarán un 3,7% en promedio este año frente al 3,1% registrado en 2021.

Nunca antes desde 2003 -el primer año de la serie actual del actual IPC- los precios habían subido tanto en comparación con los salarios. Hasta 2021 las mayores pérdidas de poder adquisitivo habían ocurrido en 2011 y 2012, los años más duros de la gran crisis económica iniciada en 2008.

Los precios han subido de forma desigual a lo largo del territorio y no todas las y los trabajadores han logrado aumentos salariales similares, sí se puede decir que una buena parte del poder de compra que se ha perdido se ha ido a pagar una factura de la luz más cara. El gasto en electricidad tras los carburantes y -especialmente a partir de diciembre- los alimentos, han sido el gran impulsor de la inflación, repercutiendo en la disminución del poder adquisitivo de los salarios. Si sube mucho la electricidad y no puedes dejar de consumir electricidad dejas de consumir otras cosas.

Así, una de las causas de que el país se haya empobrecido en su conjunto es debido, a que el gas para producir electricidad y las materias primas que más se han encarecido se producen mayoritariamente fuera de España.

"Si esta tasa de inflación que hemos visto en términos interanuales en el último mes se consolida, en diciembre de 2021, fue del 6,5%, un nuevo máximo en casi 30 años, estamos hablando de un problema más grave de pérdida de poder adquisitivo", explica Javier Ferri, investigador de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada y profesor en la Universidad de Valencia.

"La cuestión fundamental es si esto se alarga en el tiempo. Venimos de una situación en la que los salarios han estado mucho tiempo estancados, había inflación muy baja…", sostiene Vicent Borràs, sociólogo investigador de la Universidad de Barcelona.

No es difícil intuir quienes son los grandes perdedores de la subida de precios. Si tenemos en cuenta que una parte importante de la inflación viene por la energía, y que las familias menos favorecidas tienen una proporción mayor de su gasto en la energía, está claro que las familias menos pudientes están siendo especialmente castigadas, esto es, las personas paradas y quienes dependen de las ayudas públicas para vivir.

El peligro de ahora es que hay muchísima gente formada con salarios bajos. Por ejemplo, un trabajador en la SEAT en los años ochenta tenía proporcionalmente un nivel adquisitivo más elevado que su hijo, que hoy es periodista.

España cierra el año con la inflación más alta de las últimas tres décadas. El Índice de precios al consumidor (Costo de Vida) registró en diciembre un incremento de 3,8% y, de esta forma, acumuló una subida de 50,9% a lo largo de 2021, según información del Instituto Nacional de Estadística y Censos.

viñeta

viñeta

viñeta

viñeta

Etiquetas: