Argitan advierte de que la mujeres pagan más cara la crisis

Solapas principales

cartelCon motivo del 1 de Mayo, la asociación Centro Asesor de la Mujer Argitan manifestan que los datos hechos públicos desde Lanbide ponen en evidencia que la crisis del coronavirus está agravando las situaciones de violencia, de precariedad y de pobreza que ya sufrían muchísimas mujeres. Además Argitan exige al Ayuntamiento recursos reales frente a la violencia machista ya que el encierro agrava las situaciones de riesgo a las mujeres que sufren la violencia machista y a sus hijas e hijos con sus maltratadores.

La crisis del coronavirus está agravando las situaciones de violencia, de precariedad y de pobreza que ya sufrían muchísimas mujeres. Mujeres que ya tenían una malas condiciones laborales, se enfrentan a la pérdida de empleos o a exponerse a situaciones de riesgo, ya que están trabajando en los sectores que se consideran esenciales para el sostenimiento de la vida, trabajos que son, en su gran mayoría, hiperfeminizados, como la sanidad y los cuidados, “trabajadoras de hogar, reponedoras y cajeras de supermercados, trabajadoras de residencias, auxiliares, limpiadoras, trabajadoras de ayuda a domicilio etc”.

Estas mujeres son las que están trabajando en primera línea de la pandemia, en precario, con contratos parciales y temporales, con sueldos que en ocasiones ni siquiera llegan al salario mínimo, sin medidas de prevención ni seguridad. En algunas ocasiones incluso carentes de derechos, como pueden ser muchas trabajadoras de hogar que se ven obligadas a trabajar sin contrato.

Por otro lado, desde Argitan denunciamos que esta crisis está poniendo de manifiesto otra crisis, que ya vivíamos anteriormente, que es la crisis de los cuidados. Planteamos que los cuidados tienen que ser una responsabilidad colectiva, de toda la sociedad, y que son las administraciones públicas quienes los garanticen, todos los cuidados necesarios para la sostenibilidad de la vida, tanto la atención a los y las menores como a las personas mayores. Es responsabilidad de las administraciones públicas garantizar unos servicios sociales en condiciones y unos servicios públicos, universales, gratuitos, de calidad e integrales… Guarderías, comedores, residencias, centros de día, etc. que puedan cubrir las necesidades de cuidados que necesitamos como sociedad y que nos permita a las mujeres poder salir del rol de cuidadoras que tenemos impuesto.

Argitan exige a las instituciones servicios públicos de calidad que den cobertura a todas las necesidades de cuidados que tenemos como sociedad y que, ahora mismo, son las mujeres las que se encargan de suplir estas carencias.

GORA EMAKUMEON BORROKA!!!

En esta situación de paro y precariedad consecuencia de la crisis del coronavirus, tenemos que hacer mención especial a las mujeres perceptoras de RGI y ayudas de emergencia social, que son mujeres desempleadas, pensionistas, mujeres solas con hijos menores a cargo, separadas o viudas o trabajadoras precarias que aun teniendo un empleo, necesitan de las prestaciones sociales para poder subsistir.

Desde Argitan demandamos un sistema de protección social integral que garantice además del acceso a una vivienda digna para todas las personas, unas prestaciones sociales rápidas y suficientes que permitan subsistir en condiciones dignas a los colectivos más desfavorecidos como son las mujeres precarizadas y empobrecidas, que en ocasiones se ven en la imposibilidad de escapar de situaciones de violencia machista por falta de recursos.

Además estamos viendo que en la realidad que vivimos, en la práctica, en el día a día, no se está ejerciendo la corresponsabilidad en las tareas de cuidados y en las tareas domésticas, y que estas casi siempre recaen sobre los hombros de las mujeres, con la sobrecarga de trabajo que esto nos acarrea.

Reclamamos una distribución equitativa de las tareas domésticas y de cuidados dentro de los hogares, ejerciendo en la práctica una corresponsabilidad real entre hombres y mujeres.

Argitan exige al Ayuntamiento recursos reales frente a la violencia machista

El encierro agrava las situaciones de riesgo a las mujeres que sufren la violencia machista y a sus hijas e hijos con sus maltratadores….

Las mujeres necesitamos información, recursos a los que poder llamar y encontrar respuestas reales en situaciones concretas.

Desde Argitan, durante el confinamiento obligatorio, estamos teniendo contacto directo con las mujeres a través de las llamadas telefónicas, a través de las redes, ya que la necesidad de interacción es muy elevada en el aislamiento. Las comunicaciones están durando entre 40 y 60 minutos, ayer una de 2 horas y media, ya que la escucha es imprescindible, valorar la gravedad del caso y ver qué asesoramiento o derivación poder ofrecerle o bien dirigirle directamente a la policía. Los problemas de convivencia que generan maltrato psicológico son los que más abundan, pudiendo pasar al maltrato físico.

En situación de normalidad consideramos escasos los recursos municipales que se ofrecen a las mujeres: la única constancia de recursos se limita al teléfono de atención del área de mujer del ayuntamiento en horario laboral y la atención jurídica, según la información que facilita Emakunde, en plena pandemia, se reduce a atención telefónica el viernes de 9 a 13 h.

Desde Argitan no nos cansamos de exigir recursos reales y específicos para las mujeres y sus hijas e hijos. Garantizar la información es primordial y mantener una atención estable en condiciones adecuadas. En este momento tan excepcional Argitan se pregunta dónde está el ayuntamiento cuando estamos recogiendo un 140% más de llamadas desde nuestro punto de información.

Entre los recursos exigidos, además de asesoramiento jurídico y atención psicológica, no podemos dejar de reivindicar el albergue para mujeres sin hogar cerrado el 24 de marzo cuando más falta hacía, ya que, trasladadas las mujeres al albergue mixto, aumenta el riesgo de abusos, así como de contagio. El cierre del albergue de mujeres sin hogar también es una gran preocupación para las propias mujeres que ahora mismo se encuentran en un recurso mixto y masificado, se preguntan si volverá a abrirse el mismo en situación de normalidad. Desde Argitan exigimos la reapertura inmediata del mismo, como servicio específico que garantice la seguridad de las mujeres en situación más vulnerable como es la falta de vivienda.

A esta falta de recursos tenemos que sumar que en Barakaldo no existe un Juzgado de guardia de 24 h, sino que las mujeres tendrían que desplazarse a Bilbao para poder poner una denuncia. Hay que tener en cuenta que el miedo a denunciar siempre existe para las mujeres que sufren violencia, más ahora que conviven con el maltratador.

Recordemos que en caso de riesgo las mujeres pueden marcar el 112, o bien el tlf de la policía local 94 438 01 00/94 478 93 33. A través de los mismos es posible acceder al centro de acogimiento a mujeres que sufren violencia de género.

No podemos bajar la guardia. Son momentos para tomar medidas que atiendan realmente a las mujeres y niñas y niños que puedan estar sufriendo violencia por el aislamiento y la convivencia continua con el agresor. Son momentos para exigir recursos específicos y reales que permanezcan estables en el tiempo en situación de normalidad, sobre todo cuando sabemos que en épocas de crisis el retroceso en servicios sociales es un hecho. Son momentos para exigir al ayuntamiento transparencia e información sobre cuántos casos se atienden, balances sobre la atención que realiza.

Etiquetas: