Subida de sueldos y recortes sociales en Barakaldo

Solapas principales

Momento de la concentraciónSe ha instalado ante el Ayuntamiento de Barakaldo varios paneles y una bañera con el ánimo de representar un “baño de billetes” para los políticos del Ayuntamiento por el incremento de sus salarios mientras aplican recortes sociales.La coalición PNV-PSE ha aprobado el incremento de un 4,2% del sueldo de la alcaldesa.

El Ayuntamiento dispara a 1,9 millones de euros el coste de retribuciones a concejales y asesores políticos ligados al gobierno local. PNV y PSE afianzan el recorte del 2% aplicado el pasado año al presupuesto destinado a las ayudas de emergencia social.

Nota de prensa

Instalan en la calle una bañera llena de billetes para la alcaldesa por subirse el sueldo mientras “recorta hasta para enterrar a las familias empobrecidas

  • La mandataria se asegura 2.600 euros al mes de pensión de jubilación, el máximo legal
  • PNV y PSE han aprobado subir un 4,2% del sueldo de la alcaldesa mientras siguen con recortes
  • El Gobierno municipal dispara a 2,5 millones el coste de retribuciones a concejales y asesores
  • Mientras, recorta el 80% el presupuesto de estancias en residencias, un 18% las acciones de solidaridad, un 25% para entierro de personas sin recursos o un 1,2% el dinero para afectados de emergencia social

Activistas sociales han instalado una bañera llena de billetes en mitad de la plaza del Ayuntamiento para denunciar que la alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo, del PNV, y su socio, Alfredo Retortillo, se han incrementado sus salarios y las cotizaciones para lograr pensiones máximas, de 2.600 euros al mes, mientras siguen aplicando recortes en las ayudas sociales “hasta para enterrar a los pobres”.

La movilización ha sido organizada por la plataforma contra la exclusión social Berri-Otxoak y ha provocado la curiosidad de los transeúntes al observar las imágenes de Del Campo y Retortillo en una bañera con billetes de 500 euros.

El colectivo ha exigido de esta manera la “inmediata rectificación de la escandalosa subida de salarios políticos” incluida en los presupuestos de Barakaldo. “Sólo en el caso de la alcaldesa, el coste para las arcas municipales se ha incrementado este año en 3.700 euros, un 4,2%, con lo que alcanza la cifra de 92.184,21 euros, de los que 76.387,99 son salario base y 15.796,22 cuota de Seguridad Social. Son 7.700 euros al mes lo que en estos momentos cuesta la alcaldesa a todos los vecinos de Barakaldo”.

El aumento salarial aprobado por el PNV y el PSE también beneficia a 13 asesores políticos y a los 26 concejales restantes, entre ellos el cabeza de lista socialista Alfredo Retortillo. “En conjunto, la decisión del Gobierno local dispara a más de 2,5 millones de euros el coste entre coste de retribuciones, seguro, dietas y gastos de locomoción”, ha denunciado Berri-Otxoak.

Este despilfarro se agrava con 369.000 euros de publicidad, otros 15.000 para atenciones protocolarias y otros 350.000 que se disimulan en revistas y comunicaciones. En total, 730.000 euros para propaganda del PNV y PSE mientras mantienen los recortes sociales de años pasados y aplican nuevos, incluso en el capítulo para enterrar a personas pobres, que se reduce en un 25% y queda en unos vergonzosos 6.000 euros”, ha subrayado la plataforma.

Berri-Otxoak ha destacado que “los nuevos presupuestos mantienen congelado en 960.000 euros el presupuesto para ayudas sociales, a pesar de que la cantidad de dinero es tan insuficiente que llevan agotadas desde octubre: al menos cuatro meses al año pasan sin dinero para las familias sin recursos”.

Las cuentas que el PNV y los socialistas han acordado suponen también un tijeretazo del 80% en el presupuesto de estancias en residencias, un bajón del 18% las acciones de solidaridad o de un 1,2% del dinero para afectados de emergencia social”, ha detallado el colectivo contra la exclusión.

Son los presupuestos de la vergüenza, presupuestos en los que PNV y PSE, en su negocio de reparto de dinero, enchufes y privilegios, llegan incluso a reducir un 17,5% el presupuesto del departamento de Acción Social, que pasa de 11,9 a 9,8 millones de euros, mientras se sacan de la manga, para hacer lo mismo, un nuevo área de Empleo, Cohesión Social y Gestión de la Diversidad para así poder liberar a otro concejal más y pagarle un sueldo de 50.000 euros al año más Seguridad Social”.

La reivindicación de Berri-Otxoak exige “un recorte radical a los gastos de salarios para políticos mientras, por el contrario, se tiene que aplicar un incremento del presupuesto para asuntos sociales para que todas las familias que lo necesitan tengan unas ayudas de emergencia social dignas, para que ni una sola persona tenga que seguir durmiendo en la calle, para que ninguna mujer víctima del machismo se vea sin ayudas ni asistencia, para que todos los niños de Barakaldo tengan acceso a una alimentación sana y equilibrada y para que nadie se vea sin casa por los desahucios que cada año afectan a más de 200 familias”.

Barakaldo, 13 de enero de 2019.

Etiquetas: