Un sistema de protección social sólido y fortalecidonos hacen una sociedad más justa

Solapas principales

Momento de la concentraciónLa conmemoración del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza se remonta al 17 de octubre de 1987. Ese día, más de cien mil personas se congregaron en la plaza del Trocadero, en París, donde en 1948 se había firmado la Declaración Universal de Derechos Humanos, para rendir homenaje a las víctimas de la pobreza extrema, la violencia y el hambre.

Las personas allí reunidas proclamaron que la pobreza es una violación de los derechos humanos y afirmaron la necesidad de aunar esfuerzos para garantizar su respeto. Encontrar solución o alternativas a las estructuras que generan pobreza junto a la garantía de plena participación de las personas empobrecidas, especialmente en las decisiones que afectan a sus vidas y a sus comunidades, debe ocupar un lugar central en las políticas y en las estrategias para un futuro sostenible. De este modo, podemos garantizar que nuestro planeta y nuestras sociedades presentes y futuras respondan a las necesidades y a las aspiraciones de todas las personas, y no solamente a las de algunos y algunas privilegiadas.

Las tasas de pobreza en el mundo siguen siendo alarmantes: una de cada diez personas en las regiones empobrecidas sigue subsistiendo con menos de 1,90 dólares al día. Las cifras de pobreza en Europa siguen subiendo y esto se suma a la preocupación de millones de personas están preocupadas por la salud de sus familias, por el futuro de sus trabajos o solo tienen en mente cómo van a llegar a fin de mes.

Y lo mismo ocurre en Euskadi, donde ya antes de la crisis provocada por COVID-19 encontrábamos tasas de pobreza y exclusión social preocupantes; según los datos de la última Encuesta de Pobreza y Desigualdades Sociales de Euskadi (EPDS 2018):

  • Las mujeres recogían el 55% de los casos de pobreza real.

  • Las familias monoparentales encabezadas por mujeres recogían un 30% de la pobreza.

  • 172.307 personas (el 8% de la población) vivían ya en riesgo de pobreza (tiene menos de 541,27 euros al mes para vivir).

  • 484.571 personas (el 22,4% de la población) vivía en situación de riesgo de ausencia de bienestar (viven con menos de 811,90 euros al mes).

  • 2.000 personas no tenían hogar.

Además, la crisis por COVID-19 está impactando de manera negativa en la vida de las niñas, niños, adolescentes y familias, sobre todo en aquellas de mayor vulnerabilidad, por lo que urge responder también con estrategias basadas en derechos de infancia. Y es que la actual situación de pandemia augura un incremento en los niveles de pobreza y desigualdades sociales, superando, probablemente, los de la crisis del 2008.

En los últimos años y especialmente en los meses de confinamiento y post-confinamiento por COVID-19, se ha revelado y constatado la importancia del sistema de protección social de Euskadi. En momentos de incertidumbre como los vividos recientemente los servicios sociales se declaran SERVICIOS ESENCIALES. Pero, también se ha hecho más evidente lo que nos revelaba la propia EPDS en 2018, que una parte importante de la población en riesgo de pobreza no accede al sistema por diferentes razones (no cumplir requisitos de acceso, falta de información u otras cuestiones); hablamos de un total de 60.618 personas en 2018 (un 30,7% del total de hogares en riesgo).

Las redes, movimientos sociales sindicatos y organizaciones firmantes pensamos que ACABAR CON POBREZA EN EUSKADI ES UNA OPCIÓN POLÍTICA, por ello, instamos a las Instituciones Vascas, partidos políticos de Euskadi a que se pongan de acuerdo y NOS REPRESENTEN a toda la ciudadanía, también a las personas más vulnerables; y emprendan acciones políticas y reformas encaminadas a garantizar el acceso a los servicios esenciales a todas y todos, el fortalecimiento del sistema de protección y el fin de la pobreza y la exclusión social en nuestro territorio.

UNA POLÍTICA CONSENSUADA DE LUCHA CONTRA LA POBREZA, UN SISTEMA FUERTE Y LEGITIMADO DE PROTECCIÓN SOCIAL Y RENTAS MÍNIMAS NOS HACEN UNA SOCIEDAD MÁS IGUALITARIA.

COLECTIVOS FIRMANTES.

COLECTIVOS SOCIALES:

Argilan-ESK, Argitan (Centro Asesor de la Mujer de Barakaldo), Asociación de Trabajadoras de Hogar de Bizkaia, Berri-Otxoak (Barakaldo), Danok Lan (Galdakao), Iskanbila, La Posada de los Abrazos-Besarkatuz, Mujeres del Mundo, Oficina de Derechos Sociales de Portugalete, PAH Kaleratzerik EZ-PAH Bizkaia, Punto de Información sobre RGI (Santurtzi) y Trabajadoras No Domesticadas.

SINDICATOS:

CCOO, UGT, LSB-USO, STEILAS, ESK y CGT-LKN.

REDES DEL TERCER SECTOR SOCIAL:

EAPN EUSKADI (Red europea de lucha contra la pobreza y la exclusión social).

FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES VECINALES DE BILBAO.

Etiquetas: