Salud y soberanía alimentaria

Solapas principales

cartelMuchas nos sentimos perdidas y asfixiadas ante la crisis global que estamos viviendo y que golpea de lleno en nuestros pueblos y barrios: pobreza, aumento de consumo de psicofármacos y carencias alimentarias son las consecuencias directas de este sistema socio-económico. Y es que hoy en día los trastornos de ansiedad y depresión son ya la primera causa de enfermedad y más del 70% de esas depresiones provienen de la dificultad para cubrir las necesidades básicas.

Vivimos en un sistema enfermo y que nos enferma, en el que cada día, además, el número de suicidios por estos motivos aumenta. El terrorismo más silenciado.

Durante la pandemia, en nuestros barrios y en toda Andalucía se han multiplicado de forma dramática el número de familias que han tenido que solicitar algún tipo de ayuda social para poder subsistir mientras cada día se tiran toneladas de alimentos. Y es que hablar de salud es también hablar de alimentación. Un modelo que está basado en la abundancia pero que a la vez genera desigualdad, hambre, malnutrición y cambio climático.

Hoy en día quienes deciden lo que nos llevamos a la boca son un puñado de empresas multinacionales, cuyos objetivos son hacer negocio con la comida y enriquecerse a costa de la salud de las personas produciendo alimentos que no alimentan. Un sistema que hace que lxs trabajadorxs del campo lo hagan en condiciones de semi-esclavitud, y que muchxs pequeñxs productorxs tengan que abandonar sus tierras por los bajos precios a los que el mercado compra sus productos.

Un sinsentido al que hay que poner fin con urgencia. ¡Queremos tener una vida sin angustia, digna y libre!

Las iniciativas locales son necesarias pero más allá de esto son imprescindibles cambios políticos que permitan al pueblo tener acceso a los recursos necesarios para poder cubrir las necesidades básicas. Para ello existen alternativas como la implantación de una RENTA BÁSCIA DE LAS IGUALES y la SOBERANIA ALIMENTARIA para poner fin a este modelo que ha convertido las personas y los alimentos en mercancía. Estamos hartas de este sistema paternalista y caritativo de ayudas sociales, que claramente son insuficientes.

Desde Zambra queremos reivindicar estos derechos y construir alternativas desde abajo, como la recuperación de espacios para fomentar la participación ciudadana y la creación de redes de apoyo que nos permitan poner en práctica la soberanía alimentaria.

Con este fin proponemos una serie de actividades, entre ellas un encuentro en la Huerta Dignidad (la fecha la anunciaremos a través de nuestras redes) para poner en valor las huertas como espacio de cuidados y salud frente a la tiranía del supermercado y de las “farmafias”, en el que tendrán cabida la reflexión, la divulgación y la cooperación por un modelo agroalimentario saludable, sostenible y justo, así como apoyar los proyectos agroecológicos locales y los comercios de nuestros barrios.

También iremos publicando a través de nuestras redes una serie de lecturas recomendadas en las que, desde un enfoque crítico, se analizará el actual sistema alimentario desde diferentes perspectivas: socioeconómica, medioambiental y de la salud, donde se profundiza en los impactos que genera el sistema de producción y consumo de alimentos actual y sobre las estrategias para alcanzar un sistema alimentario sostenible y justo para todxs.

La tierra pa’ quien la trabaja” E. Zapata

#salud #saludmental #cultivavidadigna #huerta #soberaniaalimentaria #siembraresistencia #cosecharebeldia #revolucionatushabitos #12mesesxlosDDSS #derechosparatodas

Etiquetas: