Ocho de los diez países más afectados por los fenómenos meteorológicos extremos tienen ingresos bajos

Solapas principales

Inundaciones en Yakarta. Agencia de Noticias de América Latina vía Reuters. climatica.lamarea.com. Alba Mareca.- Según el índice de Riesgo Climático 2021 de la organización Germanwatch, los fenómenos meteorológicos extremos han causado en España 700 muertes en este siglo.

Nadie escapada de las consecuencias de los fenómenos meteorológicos extremos, aunque estos no afectan de la misma manera a todos los países. La organización alemana Germanwatch ha publicado una nueva edición de su índice anual de riesgo climático en el que se demuestra que los países pobres, por ser más vulnerables, tienen menos capacidad para hacerles frente. También se ven más afectados: según la investigación, ocho de los diez países más damnificados por los fenómenos meteorológicos extremos en 2019 pertenecen a la categoría de ingresos bajos y medios-bajos.

Como consecuencia, «el cambio climático no solo está quitando alimentos de las mesas a las personas, sino que también está exacerbando la pobreza y la desigualdad para millones de ellas, que no tienen capacidad para hacer frente a la crisis», señala la directora regional de OXFAM en el sur de África, Nellie Nyangwa.

Mozambique, Zimbabue y las Bahamas fueron los países más afectados en 2019. Entre 2000 y 2019, esta lista la encabezan Puerto Rico, Myanmar y Haití, que en ese periodo sufrieron eventos climáticos graves. En el caso de las Bahamas, fue el huracán Dorian, en 2019, lo que llevó a este país a una situación extrema.

Durante esos años, además, murieron 475.000 personas en total como consecuencia directa de más de 11.000 fenómenos meteorológicos extremos y las pérdidas económicas por este motivo ascendieron a 2,56 billones de dólares. En gran parte, estos daños estuvieron relacionados con las tormentas y sus consecuencias directas, como las precipitaciones, las inundaciones y los deslizamientos de tierra. Los ciclones tropicales, tal y como expone el informe, golpearon a seis países en 2019 y, según la ciencia reciente, este fenómeno aumentará con cada décimo de grado de más en la temperatura media global.

Así lo explica Adelle Thomas, directora del Centro de Investigación sobre el Cambio Climático de la Universidad de las Bahamas: «Desafortunadamente, Dorian es un ejemplo de de las características cambiantes de los ciclones tropicales que podemos esperar como resultado del cambio climático. El calentamiento global está relacionado con el aumento de la temperatura de los océanos y la elevación del nivel del mar, lo que da lugar a tormentas que se intensifican rápidamente, se mueven lentamente tienen altas mareas de tormenta y niveles elevados de precipitación. Dorian exhibió esas características con efectos devastadores para nuestra gente, el medio ambiente y la economía».

En el Estado español han muerto casi 700 personas entre 2000 y 2019

Para el contexto español, el Índice de Riesgo Climático de Germanwatch estima que los eventos meteorológicos extremos han costado cada año –entre 2000 y 2019– una media de 696 vidas y 1.091 millones de dólares –casi 900 millones de euros–.

Así, España ocupa el puesto 32 a nivel global para el año 2019 y el puesto 29 en la clasificación referente al análisis del periodo 2000-2019. Las olas de calor y las olas de frío son algunos de los eventos climáticos que más mortalidad registran.

La necesaria adaptación a los riesgos climáticos

Naciones Unidas lo decía el pasado 14 de enero: es necesario que los gobiernos intensifiquen sus planes de adaptación al cambio climático, que hasta la fecha son insuficientes. El índice de Germanwatch lo deja claro una vez más. «Después de que el proceso de política climática se estancara en 2020 debido a la pandemia de COVID-19, las expectativas en cuanto a los avances en el debate sobre el objetivo de financiación a largo plazo y el apoyo adecuado para la adaptación y las pérdidas y daños se encuentran en 2021 y 2022«, se puede leer en el informe.

Los daños a largo plazo son, según este informe, los que más preocupan. En los últimos años, Haití, Filipinas o Pakistán se han visto afectados por catástrofes de manera recurrente y figuran continuamente entre los países más afectados tanto en el índice a largo plazo como en el índice de 2021.

Según Germanwatch, es importante «fortalecer la capacidad de resistencia de los más vulnerables frente a los distintos tipos de riesgo –climático, geofísico, económico o relacionado con la salud–».

Etiquetas: