Más de 340 organizaciones hacen un llamado a que la UE detenga inmediatamente las negociaciones comerciales con Brasil

Solapas principales

Deforestación del AmazonasEn una carta abierta publicada, más de 340 organizaciones de la sociedad civil exigen que la Unión Europea haga un alto inmediato en la negociación del acuerdo de libre comercio con el bloque Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay) debido al deterioro de las condiciones de los derechos humanos y ambientales en Brasil. Esta carta está dirigida a los presidentes de las instituciones de la Unión Europea que sostendrán una reunión de nivel ministerial la semana que entra en Bruselas, cuando los ministros de relaciones exteriores de la UE y el Mercosur buscan finalizar las negociaciones.

“Firmar un tratado comercial con el actual gobierno de Brasil va en contra de todos los principios de derechos humanos y ambientales que reivindica la Unión Europea —éste es un momento crucial para que el liderazgo europeo demuestre que respeta sus principios y que no negociará acuerdos comerciales que socaven el acuerdo climático de París ni los derechos humanos”, dijo Shefali Sharma, directora del Instituto para la Agricultura y la Política Comercial-Europa.

Desde que el 1 de enero de 2019, Jair Bolsonaro asumió la presidencia de Brasil, su gobierno ha desmantelado las protecciones ambientales, ha tolerado las incursiones de invasores armados en territorios de pueblos indígenas, y ha facilitado el dramático incremento en las tasas de deforestación en la Amazonía, socavando así años de progreso en la materia.

“Observamos el empeoramiento de la situación de los derechos humanos y el medio ambiental en Brasil, lo que incluye ataques a personas que defienden sus territorios o los recursos naturales, y el asesinato de líderes comunitarios, campesinos y activistas. La sociedad civil europea urge a la Unión Europea a que utilice su influencia diplomática para frenar las violaciones a los derechos humanos y la deforestación en Brasil, y a que respalde, en cambio, a la sociedad civil brasileña y a quienes defienden el medio ambiente”, dijo Adrian Bebb, de Amigos de la Tierra Europa.

La UE es un gran importador de minerales, soja y carne de Brasil, cuya producción impulsa la deforestación en gran escala y las violaciones de los derechos humanos en Brasil. La UE es también el segundo mayor socio comercial de Brasil, y tomados en su conjunto los estados miembros de la UE son la fuente más grande de inversión extranjera directa para Brasil.

Los partidarios del acuerdo esperan finalizar las negociaciones antes de las elecciones presidenciales argentinas y de la renovación de la Comisión Europea, eventos que tendrán lugar en noviembre de 2019.

“Las recientes elecciones europeas han demostrado que los ciudadanos apoyan una agenda más verde. Por lo tanto, la administración de Juncker no tiene la legitimidad democrática para finalizar un acuerdo comercial que exacerbará la deforestación y que, como consecuencia, tendrá un efecto desastroso en las personas y en el clima”, dijo Perrine Fournier, activista forestal y de comercio de la ONG Fern.

Etiquetas: