Enredos y afectos en San Luis, Argentina

Solapas principales

fotoTras cuatro horas de colectivo, llegamos a San Luis, procedentes de Mendoza, perdón cuatro debían ser,  pero se estropeo el colectivo y quedamos tiradas una horita en la carretera. Así que tuvimos una experiencia nueva: tiradas en la carretera.

 Ya en San Luis, nos esperaba Gabriel, el poeta que está a puntito de terminar el doctorado de Ciencias de la Educación por Málaga (Andalucía),  el compa aprovechó la espera para leerse una biografía curiosa, de esas de ochocientas paginas. Con su sonrisa linda nos dio los primeros besos de bienvenida, unos achuchones y a por las maletas cargadas de libros. Alucinamos con la nueva Estación de S. Luis el feudo, nunca mejor dicho de la familia Saa, unos peronistas mafiosos que tienen a esta provincia por su cortijo particular, y que se dedican a construir edificios futuristas, que nos recuerdan la llamada ciudad de la cultura de Fraga en Compostela.

En poquitos minutos llegamos a la que es la casita alquilada de Gabriel y Mariela, con una tercera habitante Rosales, una perra callejera que adoptaron hace unos mesitos.

Tras unos tés y algo de comidita, nos fuimos a La Casita, allí estaban de Asamblea del grupo, en esta iniciativa milita Gabriel y una de sus actividades fuertes es la Educación Popular, la comunicación (Radio Comunitaria) y el trabajo en la Comunidad. Esta tarde han convocado a grupos y colectivos amigas para intercambiar con nosotras sus actividades y conocer a las Gentes de Baladre. Llegamos y tras escuchar el final de la Asamblea de la Casita,  un receso y contamos nosotras las cositas que hacemos, entre ellas la RBis y muchísimo mas!!! Después una cena popular y vuelta a casita de Gabriel, dos de nosotras y otras a la de Luis otra compa del grupo.

fotoEl lunes, dedicamos la mañana a descansar y comprar pedidos. A la una nos fuimos a comer al Comedor Universitario,  para luego hacernos la sobremesa con el Tato Iglesias de la Trashumante. Fueron dos largas horas de recuerdos y de mucho debate, como de costumbre salió el tema de atajos si, o atajos institucionales/electorales NO, podéis imaginar la intensidad, al ver que en Argentina como en el Estado Español son demasiadas amigas las que están pensando en poner energía en este tema de lo electoral. Tras los achuchones de final de debate entre gente amiga, nos vamos a la Universidad de San Luis, en concreto al departamento de Audio-visuales: allí nos tenían preparado un plató, con sus focos y cámaras,  para que Jessica y José disertaran sobre RADIOS COMUNITARIAS y la comunicación popular en particular; contando su amplísima experiencia en medios de todo tipo y en particular en Radio Pimienta. Al finalizar su exposición arreciaron las preguntas de todo tipo, atrás Luis nos iba vendiendo libros baladrinos.

Antes de terminar la charla/clase que conducía Ernesto (profe de comunicación), salían a una entrevista en Radio Universidad para un programa de ámbito nacional, Luis y Manolo; media hora de preguntas y respuestas sobre la RBis, los Derechos Humanos y Derechos Sociales en el Estado Español. El día terminó con un ASADO, si compas un asado, a fuego lento que hizo Gabriel, mientras andábamos de charlas y enredos, acompañado de Lucia. La cena fue jugosa, cargada de anécdotas, de historias de los últimos diez años de San Luis, de como surgió La Casita y las luchas en La Universidad.

Al día siguiente, desde tempranito fuimos de entrevistas en medios de comunicación. Primero en Radio Universidad,  30 minutos de preguntas y respuestas sobre el actual Estado Español, la crisis, la RBis,  Baladre... Pasado el tiempo,  salimos a toda prisa para Radio Nación, otra entrevista de 40 minutos,  más centrada en los topicazos de la llamada crisis del Estado Estado Español, dio de sí muchísimo y como en la entrevista anterior les remitimos a la charla de la noche sobre la U.E. del capital y de las Guerras,  en la Salón de actos de la Universidad. Tras tanta entrevista tocaban unas buenas facturas en casa de Gabriel y allí acudió la Televisión para hacernos una nota (así llaman a las entrevistas cortas) sobre Baladre y la charlita de la noche.

Como el día anterior, la comida fue en el Comedor Universitario,  pero esta vez con más compas, entre ellas el hermano de Luis que es el coordinador del Sindicato de La Universidad (sección sindical). Terminamos y fuimos a la sección sindical de la universidad a compartir y enredar, que es lo nuestro.

La tarde fue tranquilita, preparando la charlita y tomando otras medias lunas previa a la actividad, todo un rito en nuestras actividades por Argentina.

A las 19.30 h,  estábamos montando todo en el salón de actos de la Universidad. La pancarta de la Casita, en su sitio, la pizarra para Manolo, el cañón con la página de Baladre en la pantalla. Las mesas en circulo las tres primeras filas; a un ladito la mesa de materiales gestionada por Lucia.

fotoA las 20.15h, tras saludar efusivamente a Tato que se acercó a la charlita, y a Enrique Elorza, un lindo economista, a la vez que padre de Ernesto el compa de La Casita. Pues eso que de repente sonó en la megafonía la voz de Gabriel, que presentaba el acto; después Jessica situaba quienes somos las Gentes de Baladre y desde que presupuestos íbamos a hablar; de seguido Manolo relata la construcción de la Europa del capital y la Guerra y las consecuencias para nuestras vidas y termina José en como estamos hoy y cuales son las luchas y resistencias. Fue terminar las exposiciones, tras unos cuarenta minutos y comenzaron las olas de preguntas. Nos sentimos muy satisfechas de las dos charlitas, la de Comunicación y esta ultima. Las compas nos felicitaban y agradecían nuestra visita. Somos conscientes de los grandes lazos afectivos que construimos en casi cuatro días mágicos, cargados de afectos y cuidados. Hasta descubrimos un poeta de San Luis pero sobre todo sentimos que tenemos unas nuevas personas amigas, muy, pero que muy baladrinas. La cena de ese día fue, un momento para los hasta luego, en cualquier lugar.

A las 5 de la mañana, del miércoles (4 de septiembre) estábamos subiendo a dos taxis, camino de la modernita Estación de Colectivos de S. Luis. Iniciábamos el viaje a Mendoza, donde otro Gabriel (de las JEC de Mendoza) nos esperaba en los andenes, con dos maletas cargadas de libros para las compas de Chile, de Quimantu. Fue llegar cambiar los billetes para salir antes a Santiago de Chile y dar un achuchón a Gabriel, a la vez que las gracias por acercarnos las maletas.

fotoSubidas en un colectivo de la empresa CATA internacional, fuimos subiendo las carreteras que se encaran al paso de las Libertades,  en lo mas alto de los Andes. El viaje es inolvidable, los ríos, las montañas, la nieve. Hacia las 13 h de Argentina, llegábamos al paso fronterizo, y allí empezó la locura, puro surrealismo, fila para un sello argentino, otra fila posterior para otro sello chileno, una hora y media mas tarde, bajar nuestras cositas y en una sala similar a la de las películas de los nazis, en dos filas colocamos nuestros bultos, mientras perros de dos patas ladran gritos que simulan ser palabras. En una cinta van pasando las maletas facturadas y la tensión crece, señalaran la maleta nuestra, alguna de las cinco, pues si: bingo, nos llaman a abrir una de nuestras maletas y le toca el turno a Manolo, que explica que va dar una formación a la Universidad Católica de Valparaiso y que los libros son material de trabajo para el alumnado, que de ventas, nada de nada; los perritos uniformados hacen bromas sobre el profesor del Estado Español, pero la maleta pasa la frontera y de nuevo la suben al Colectivo. Luego todas arriba del colectivo y a esperar mas papeles, ya en la explanada del lado chileno, viendo como adiestran a los perros de cuatro patas en la localización de cositas en los bajos e interiores de los coches. DOS HORA Y MEDIA después,  ya en hora chilena (una hora menos que argentina) retomamos el viaje a Santiago de Chile,  pasando los Caracoles,  28 curvas,  a cada cual más alucínate, con unas vistas únicas y unas pendientes pronunciadísimas. Al rato el colectivo enciende los aparatos de televisión y nos ponen la mismita película que vimos, sin terminar hacia veinte días cuando hacíamos el recorrido contrario, camino de Río Cuarto desde Santiago. En esta ocasión pudimos ver el final. Una película sobre el tiempo como moneda de uso y la acumulación de tiempo de las gentes ricas, os suena a algo, nos reímos mucho por las coincidencias de todo lo que vamos contando, compartiendo y viviendo con estas amigas de América y con vosotras a diario.

Una vez más, nos miramos algunas, con la complicidad de ese enorme agradecimiento que tenemos con las que habéis hecho posible, con vuestras aportaciones, este guapísimo viaje baladrino por América.

foto

Etiquetas: