El encuentro en Alhorn nos posibilita nuevos enredos

Solapas principales

2ª Cronica. El encuentro en Alhorn nos posibilita nuevos enredos Como comentábamos en la crónica anterior, llegamos a Alhorn, a eso de las nueve y media de la mañana. El lugar ya nos resulto conocido, era una de las distintas visitas que hicimos años atrás con Guido. Se trata de los locales de una organización similar a la Cáritas católica, llamada Diakonise que sería la similar de la Iglesia Evangelista de Alemania. En sus locales durante todas las semanas, las compañeras de ALSO van a realizar diferentes atenciones, sobre todo consultas. Digamos que es el lugar, uno de ellos, de los puntos de información móviles de ALSO en la región.

Fue llegar y encontrarnos a todas las amigas de ALSO y de otros colectivos de Berlín, que también habíamos conocido en viajes anteriores, se trataba de compañeras de BASTA!, que tienen un importante punto de Información y denuncia sobre Derechos Sociales y nuestro amigo de la Oficina Precaria de Berlín: Pedro Ángel, un baladrino de arriba a abajo, todo el compita. Este madrileño, que es Berlines de adopción, es una cajita de sorpresas agradables. En la reunión estaba por el trabajito que realiza la Oficina Precaria, como Punto de Información y Denuncia, también en Berlín. De repente vimos que estaban presentes parte de las migrantes que participaron en el Estudio que nos iban a presentar dos investigadoras de la Universidad de Göttingen. Sobre todo algunas conocidas de la comunidad migrante rumana, con las que habíamos compartido vivencias y denuncias, el pasado año.

Tras un tiempito de achuchones y saludos, retiramos los aparatos para poder tener la traducción simultanea, nos toco el canal 5, para el castellano. Igualmente estaba el canal en Árabe, Francés, Rumano e Ingles. De seguido fuimos a proveernos de cafecitos y bebidas para comenzar la reunión regando las gargantas. Como en años anteriores la traducción al castellano la hacían Arja y Kira. Que ya son para nosotras dos buenísimas amigas, con las que hemos hasta coincidido en el Encuentro de Baladre en Madrid del noviembre pasado. Eso nos tranquilizó mucho, pues además de conocer ambos idiomas (castellano y alemán) saben de la Coordinación Baladre, diríamos que bastante.

Casi sin darnos cuenta, Sigmund de ALSO, comenzaba la presentación de las actividades del día y Ruth junto con Olaf salían al encuentro de Anyie, nuestra baladrina Alemañika que tras un periplo de trenes cruzaba la comarca para pasar el día con nosotras y conocer el trabajo de las dos personas del Instituto Sociológico de la Universidad de Göttingen: Felix y Peter, quienes fueron explicándonos a todas como fue el proceso del Estudio y las razones del mismo. Pero sobre todo su desarrollo. Desde el cuestionario, con preguntas y respuestas, hasta las conclusiones a las que fueron llegando. Durante hora y media, fueron desgranando todo el trabajito y respondiendo a algunas preguntas que iban surgiendo de las asistentes.

El proyecto comenzó en 2017, contando con una importante resistencia de la patronal de la industria cárnica de la región. En su exposición sobre las condiciones de las migrantes en las industrias alemanas de la región, se centraron todo el rato, unicamente en las cárnicas, ya que las personas que han participado en el estudio se encontraban allí y que esa parte de su trabajo la han desarrollado gracias al trabajo de la ALSO en las comarcas y pueblos invadidos y masacrados por esta industria.

Escuchándoles recordábamos nuestra visita de hace cuatro años a una fabrica/matadero/despiece de la región, donde estuvimos con algunas personas del Comité de empresa y con las amigas de ALSO. Venían a nuestras cabezas aquellos relatos sobre los incendios provocados para cerrar parte de la fabrica y despedir a trabajadoras para mecanizar la planta. Para cobrar subvenciones para la nueva fábrica que han construido, sin darme cuenta pensé en el incendio de Campofrío, en Burgos, la de gente que despidieron y no regresó a ser empleada. Pues lo mismito pero en esta región de Oldenburgo y en este caso con empleadas de Rumanía, Polonia, Bulgaria, más refugiadas de Siria, etc..

Los datos que nos iban presentando Felix y Peter, nos resultaban conocidísimos, pues llevamos cuatro años visitando estas fabricas, escuchando las denuncias, el dolor y malestar de las migrantes empleadas; visitando algunas de sus casas, viendo sus pésimas condiciones; sabiendo de sus bajos salarios, contratos precarios, sin olvidarnos de algunos barracones donde vivían. Escuchar aquellas conclusiones era rebobinar nuestras vivencias de todos estos años, poner cara y sonidos a todo lo vivido con estas personas migrantes que sufren esas condiciones inhumanas de explotación, en uno de esos países que son parte del corazón de la bestia capitalista, patriarcal y colonial/racista/xenófoba.

Ya hacia la una del medio día, paramos la reunión, para disfrutar de una rica comidita que las compañeras de ALSO habían estado elaborando para todas. Fue una comida cargada de comentarios sobre lo escuchado, de propuestas para enredarnos más y mejor, en el futuro.

La tarde fue el espacio del qué hacer con el Estudio y qué hacer todas ante esta situación que se describía. Lo primero una llamada de las migrantes a denunciar en origen las mentiras del paraíso alemán. Y esto generaba debate, que si podemos decir lo que sea en origen, que es tanta la carencia y dolor en esos países que si o si vendrán a estas cárceles de explotación llamadas empresas cárnicas de esta región. Otras intervenciones hablaban de su experiencia en sus países, como explicaba Ruth en Euskal Herria, con el trabajito de Irungo Harrera Sarea.

Igualmente recordábamos la importancia de todas ser altavoces de todas, saber trasladar esa información a nuestras redes, cada cual en su entorno más extenso. En ese sentido recordamos como en cada Encuentro de Baladre que acuden las compitas de ALSO se posibilita que puedan dar a conocer estas realidades a organizaciones y grupos amigas, del territorio donde nos encontramos; al igual que contactarles con el máximo de medios de comunicación cercanas y amigas. Poquito a poco, van saliendo propuestas que nos resultan de mínimos de consenso a todas. La primera vernos todas una vez al año, ampliando las presencias a más grupos y colectivos que desarrollen información y denuncia sobre Derechos Sociales. Como decía Pedro Ángel, pensar en proceso de relaciones que nos generen un espacio de encuentro, a lo baladrino, en Alemania y abierto a otros países. De nuevo visualizamos nuestro primer Encuentro de la BAG de 1988, en Dusseldorf, con decenas de grupos diferentes de Alemania y de otros muchos países, entre ellos las baladrinas de entonces. De cara a definir más y mejor esa idea de encuentro, se lanzaba la posibilidad de que fuese en Göttingen, a la sombra y calorcito de la universidad de esa ciudad donde podríamos tener esa primera reunión amplia, continuación de esta. Igualmente se valoraba el seguir consolidando nuestras relaciones, en ese sentido invitar a Basta! y a la Oficina Precaria de Berlín a que hagan como las baladrinas de ALSO, que utilicen el espacio, que lo hagan suyo y vayan pensando en acercarse a algún encuentro al año.

La reunión ha sido muy exitosa para ALSO y todos los grupos asistentes. El sábado ya entre ellas habían intercambiado mecanismos, maneras de profundizar entre los grupos que actúan en Alemania; conocerse más y definir mecanismos de apoyo mutuo, comenzando por los más básicos. Igualmente entre ellas en esa reunión del sábado colocaron nuevas citas/visitas entre ellas para los próximos meses.

Así que lo que nosotras vivíamos el domingo en Alhorn, era el cierre de la jornada del sábado en la misma sede de ALSO en Oldenburgo y todo el trabajito desarrollado el domingo.

Como sin darnos cuenta, comenzaron algunas despedidas, sobre todo de migrantes que tenían que marchar y con las compas de ALSO, Basta! y Oficina Precaria, desmontábamos el escenario, colocándolo como lo habían encontrado al llegar a primera hora. Luego acarrear las cositas a los coches y todas a cenar a los locales de ALSO.

La cena fue una prolongación de enredos, de intercambios y hasta de entrevistas para el Nosotras las Personas de próximas semanas. Como ya viene siendo un clásico nos instalamos en la segunda planta de los locales de ALSO, tirando unos colchones al suelo, y al ratito echando nuestros cuerpos, aun cansados, a tomar un merecidísimo descanso.

Galería de imágenes, haz clic sobre la imágen: 
2º Crónica. El encuentro en Alhorn nos posibilita nuevos enredos
2º Crónica. El encuentro en Alhorn nos posibilita nuevos enredos
2º Crónica. El encuentro en Alhorn nos posibilita nuevos enredos
2º Crónica. El encuentro en Alhorn nos posibilita nuevos enredos

Etiquetas: