Crónica del encuentro: “No somos números”

Solapas principales

imagenBuena voluntad, pero desbordada por la realidad y un modelo equivocado.

Alambique.- El pasado viernes 11 de junio, continuando con las acciones de la campaña "Indefens@s ante el caos", realizamos un encuentro delante de la Consejería de Derechos sociales y Bienestar.

Denunciamos la situación que están viviendo las personas más precarias y empobrecidas cuando quieren ejercer su derecho al salario social.

Al terminar la acción, conseguimos tener un encuentro con la Consejera de Derechos sociales, Melania Álvarez, y con la directora general de Gestión de Derechos Sociales, Paula María Álvarez Herrera.

No fue un encuentro como otros mantenidos anteriormente. En esta ocasión nos encontramos con personas respetuosas y con voluntad de intentar poner en marcha un modelo que mejore la gestión del salario social, con un discurso más conectado con la realidad.

Pero como le trasladamos, reconociendo que el planteamiento es mejor que lo que ha habido hasta ahora, nos reafirmamos en que es un planteamiento al que la realidad cotidiana desmiente, como varias compañeras le trasladaron con ejemplos muy concretos de su día a día, y al que la realidad de los próximos meses va a desbordar, como hemos visto con todos los problemas derivados de la puesta en marcha del Ingreso Mínimo Vital. Es un modelo equivocado.

Esperamos que las situaciones denunciadas de las personas precarias y empobrecidas empiecen a tener solución. Y que desde la Consejería se dé el paso a renunciar a la gestión de las políticas de parche y miseria, apostando por políticas que tengan en el centro la vida digna de las personas. Y que los cambios que ayer enunciaron, sean puestos en marcha a la máxima brevedad posible. Nosotras, desde ALAMBIQUE, seguiremos con la campaña "Indefens@s ante el caos" visibilizando y denunciando las diferentes problemáticas y sus causas.

Una vez más se demostró que denunciar de manera colectiva es la única forma de conseguir mejoras individuales a las situaciones de precariedad y empobrecimiento y la única forma de intentar salir del laberinto burocrático que padecemos en la lucha por acceder a los derechos y recursos sociales.

Ante el caos en la gestión del salario social, no estás sol@.

No somos números ni expedientes, somos personas.

VIVIR DIGNAMENTE ES UN DERECHO.

Etiquetas: