Cinco días acampada por el derecho a la vivienda en Irun, Gipuzkoa

Solapas principales

Momento de la rueda de prensa de STOP DesahuciosEl pasado lunes, María José, una mujer a la que el Ayuntamiento de Irun niega una vivienda digna, donde poder ser cuidada frente a la enfermedad, donde poder residir con su hija de 12 años y donde poder comenzar un nuevo proyecto de vida cuando recupere su salud, comenzó, con el apoyo de STOP Desahucios Bidasoa, una acampada para denunciar su situación.

Son ya cinco días acampada en la plaza delante del ayuntamiento y continúa con fuerzas. Cabe recordar que María José está en un proceso de quimioterapia a raíz de la detección de un cáncer de pecho. Con enorme fortaleza esta mujer que no pide una vivienda de emergencia sino una vivienda acorde con sus ingresos y que se ajuste a sus necesidades personales y de salud. La situación de la vivienda no es muy diferente en Irun que en cualquier otra ciudad. María José vivé en una habitación con una cama que comparte con su hija de 12 años. Ante el deterioro que le supone la quimioterapia su madre se ha ofrecido a venir a cuidarla. Pero lleva buscando una vivienda para poder pasar la enfermedad con dignidad y cuidados desde hace dos meses, momento en el que le diagnosticaron el cáncer, sin embargo, no hay viviendas en alquiler y las pocas que encuentra son de imposible acceso para una mujer que cobra un salario mínimo y que además se ha visto reducido al estar de baja.

María José ante estas circunstancias acude a los Servicios Sociales en busca de ayuda. La única ayuda que le ofrecen es informarle que continúe buscando piso y cuando lo encuentre desde Servicios Sociales se harán cargo de la entrada de la vivienda y le ayudarán con las mensualidades pero como son "conscientes", pues este no es el primer caso que STOP Desahucio pelea con los Servicios Sociales, en el mercado libre no hay vivienda para dar solución a estas situaciones de falta de recursos necesarios para acceder a unos alquileres estratosféricos. Frente a esta situación de incomprensión, impotencia, ninguneo,... la decisión que ha tomado es que se entere todo el mundo que al Ayuntamiento de Irun poco le importan las personas.

Durante estos cinco días han sido muchísimas las personas que se han acercado a mostrar su apoyo y solidaridad a María José dándole fuerzas para continuar sin desfallecer con su reivindicación. Es posible y la entereza y convicción de María José y las compas de STOP Desahucios y Erletxea nos lo están demostrando.

De momento ahí continúa en la Plaza, Por el Derecho a una Vivienda Digna para TODAS las Personas.

Se puede seguir toda la información en AngulaBerria.

Etiquetas: