¡Ay que pena! ¡Ay que pena! Este gobierno no se entera

Solapas principales

Logo Marea Roja. AlacantMarea Roja.- La semana de 16 al 22 de diciembre fue una semana muy liada, acompañamientos diversos, permanencia en el Punto de Información, pegada de carteles para la acción del día 20 con la Performance incluida la cual se representó sin ensayo previo. Un día antes tuvimos reunión con la secretaria autonómica, que nos informó que, para agilizar la tramitación de la RVI, las tres revisiones de los expedientes se iban a reducir a una, pero para nuestra sorpresa la llevarían a cabo los Servicios sociales, QUE TENDRÁN LA POTESTAD DE DECIDIR SI LA PERSONA QUE LA SOLICITA COBRARÁ O NO, ¡¡¡¡¡GENIAL DECISIÓN!!!!!

Ante esta ocurrencia de la Conselleria, la acción que teníamos programada para el día siguiente se volvió más necesaria que nunca, una acción que debía fijar nuestra postura y así lo hicimos. La acción quedó grabada en un vídeo que publicaremos en unos días, por ahora replicamos un vídeo de los momentos anteriores al corte de la calle realizado por el compañero Enrique Cruz, el vídeo resumen de la representación que la compañera Elvira subió a youtube y el texto que sirvió de guión para dicha representación.

Tras años de expolio y estafa, que no crisis, la situación en nuestras tierras es desoladora, un crecimiento exponencial de las desigualdades, un aumento de la pobreza y una perdida de derechos invaden nuestros pueblos. Ante ello un gobierno que se dice progresista saca una ley que según dicen quiere arreglar los destrozos.

Pero saca una ley burocratizada e intervencionista que aunque palia ciertas dolencias no afronta la gravedad del problema. Y así estamos muchas personas esperando esas migajas que no llegan, por una parte por el boicot de algunos ayuntamientos que no quieren que esto funcione (destacan en este aspecto los ayuntamientos de Alacant, Torrevieja, Orihuela y Monover, pero sabemos que son muchos más y en la medida que los descubramos los iremos denunciando) y, por otra, por la misma perversión de la ley que busca cualquier resquicio para negar la ayuda o, en el mejor de los casos para retrasarla, pues hay que revisar y revisar y revisar… no vaya a ser que los pobres tengamos dinero bajo el colchón.

Llegan las navidades y muchas personas solicitantes, que llevan 12, 13, 14, 15 o 16 meses, esperan cobrar y acuden ante las autoridades en espera de respuesta. Los Papas Noel de turno (vease Ayuntamiento y Generalitat) con cierta displicencia les entregan un paquete a cada uno.

La paga, la paga” piensan mientras las abren con cierta ansiedad, pero, para su decepción o confirmación de esa desconfianza que ante las injusticias anida en los corazones, ven que sólo hay un cristma acompañado de Carbón.

La decepción se muestra en sus caras, una decepción que se traduce en incredulidad, que a unas les lleva a la resignación y a otras al suicidio.

Algunas personas que ven la situación se ríen pues cuantos menos pobres mejor, pero otras se indignan y corren a evitar que el suicidio se cumpla.

Llegan a tiempo, tras salvarlas y conversar con ellas y les convencen que esa no es la solución, que el problema no se arregla así y que hay que juntarse y luchar para forzar que los atrasos se terminen, para que ninguna persona quede desamparada y para ello hay que cambiar la ley y exigir una ley justa, pues dinero hay pero se los quedan unos pocos que en sus despachos afirman

“Llegar a ricos nos costó lo vuestro”

Ante tanta injusticia y desprecio algunos pobres se organizan y empiezan a manifestarse

El gobierno progresista no entiende la protesta y afirma: “Si hemos creado la ley más avanzada para acabar con la pobreza, por qué protestan?

¡¡Ay que pena!! ¡¡Ay que pena!! Este gobierno no se entera

Pues el gobierno no entiende que para acabar con la pobreza no hay que dar ayudas condicionadas sino repartir la riqueza, una riqueza creada por todas las personas, tengan empleo o no lo tengan.

Para empezar habría que declarar una moratoria del pago de la deuda pues este pago se lleva más del 25% del presupuesto. Unaq vez declarada la moratoria habría que analizar que parte de esa deuda se debe declarar ilegítima pues fue generada por el expolio del que hablábamos al principio.

La manifestación sigue y el gobierno les dice “Es que no podemos hacer más”

¡¡Ay que pena!! ¡¡Ay que pena!! Este gobierno no se entera

Qué pena de un gobierno que afirma no poder hacer más y que estudia la realidad desde un despacho en una octava planta.

¡¡Ay que pena!! ¡¡Ay que pena!! Este gobierno no se entera

La manifestación sigue y cambia de lema, pues las personas que la forma apuntan una solución

Somos personas, no objetos desechables, por eso exigimos la Renta Básica de las Iguales.

Etiquetas: