Ante lo acontecido en las playa de AKHFENNIR donde una joven migrante falleció tras la intervención de las fuerzas policiales marroquíes

Solapas principales

imagenLa violencia policial en la frontera continúa causando víctimas mortales en Marruecos.

La joven, que formaba parte de un grupo de 35 personas magrebíes y sudsaharianas, ha recibido un disparo de bala en el pecho, según relatan testigos de la situación. Varias personas más han sido ingresadas en el hospital, tres de ellas en estado muy grave.

El lunes 12 de septiembre, una joven de África occidental murió como consecuencia de las heridas producidas por un disparo de bala en el pecho, de acuerdo con el testimonio de las personas ahí presentes cuando las fuerzas policiales marroquíes intentaban evitar que la barca en la que pretendían cruzar a España entrase en el agua. La joven formaba parte de un grupo de 35 personas, marroquíes y subsaharianas, que se disponían a subir en una embarcación en una playa situada entre las localidades de Akhfennir y Tarfaya, en Marruecos.

Cuando las autoridades llegaron al lugar desplegaron un operativo violento para evitar la salida de la embarcación en el transcurso del cual llegaron a usar armas de fuego con munición letal.

La joven fallecida no ha sido la única víctima de esta violencia policial. Varias personas más del grupo han debido ser ingresadas en el hospital, entre ellas tres chicos marroquíes en estado muy grave. Tres de ellos -uno se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos- han recibido un disparo de bala en la espalda. Asimismo, dos jóvenes han sido atropellados por un coche mientras intentaban huir del lugar del ataque.

A la luz de estos hechos, las organizaciones firmantes de este comunicado expresamos lo siguiente:

  • El empleo de armas de fuego frente a población civil no armada evidencia una vez más el incremento exponencial del uso la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad estatales en sus actuaciones en territorio fronterizo, considerándose a las personas migrantes como una amenaza en vez de como sujetos de cuidado y derecho.
  • La ausencia de mecanismos de control y supervisión de las actuaciones policiales perpetúa la impunidad del uso de la fuerza contra las comunidades en movimiento, negando a las víctimas su derecho a la reparación frente a los daños sufridos y contribuyendo a su desprotección frente a ataques contra su integridad física, moral y psicológica
  • La externalización del control de las fronteras por parte de la Unión Europea y del Estado español al Reino de Marruecos, recientemente refrendada con la asignación de una partida de 500 millones de euros del presupuesto comunitario (un incremento del 44,5% respecto al ejercicio anterior), continúa agravando la situación de extrema vulnerabilidad en la que se encuentran las personas migrantes en estos territorios y vulnerando de forma sistemática el derecho fundamental a la vida.

No podemos seguir asumiendo, tras los luctuosos sucesos mortales de la Valla de Melilla, que los Derechos Humanos estén condicionados a las colaboraciones económicas entre países.

Descanse en paz. Verdad, justicia y reparación para las víctimas.

Entidades firmante:

Ca-minando Fronteras, Coordinadora de Barrios, Asociación apoyo, Asociación Elin, Mundo en Movimiento, Asociación Karibu, CIEs no Madrid, CP SAn Carlos Borromeo y Red Solidaria de Acogida.

Etiquetas: