resistencia

Última llamada para salvar La Tejita, Tenerife

Manifestación del sábado 20 de junio en la playa La Tejita (Granadilla de Abona, Tenerife) rodeando la construcción que grupos ecologistas consideran ilegal. Luz Sosa Susana Albarrán. elsaltodiario.com.- Crece la presión popular para frenar la construcción de un hotel de lujo en el paraje de La Tejita, una de las últimas playas vírgenes de Tenerife. Dos activistas llevan desde el 16 de junio subidas a una de las grúas de la constructora. 

Todavía no desaparecen del paisaje construcciones declaradas ilegales como el hotel de la playa del Algarrobico, en Almería, o la urbanización de lujo en la Isla de Valdecañas, en Extremadura —dos de los proyectos turísticos construidos en claro atentado a la naturaleza de entornos protegidos— cuando se perfilan ya los cimientos y las primeras tres alturas de un nuevo hotel de lujo sobre La Tejita, una de las últimas playas vírgenes de Tenerife, en las Islas Canarias.

Argentina: los curas villeros y la resistencia en la Villa 21-24


Periódico Desdeabajo.- En Argentina, los curas villeros asumen su opción por los pobres de manera radical y completa. De acuerdo a su testimonio no ayudan a los pobres, viven con ellos como uno más. Esta ética de la coherencia de vida queda clara cuando afirman: "Venimos a las villas no a educar ni politizar, venimos a aprender". Las villas reciben en Colombia el nombre de: barrios informales, comuna, barrios de invasión, etc.

De la sororidad como sostén y resistencia

10 ª Crónica. De la sororidad como sostén y resistencia¡Bienvenidas a Mendoza! Llegamos a las 9 de la mañana de un viaje nocturno en cama ejecutivo en el autobús que nos traía desde La Falda. Después de una intensa despedida llegamos a Mendoza con las legañas aún pegadas y con un humor no muy amigable. Para colmo, la terminal de buses de Mendoza ha sido remodelada y no dejan pasar a las personas para esperarte a la zona de llegadas. Por lo tanto, el encuentro con Paula y Eli fue costoso y "malhumoradamente", Eli y Bibi se pusieron a recorrer la estación hasta encontrarse entre la gente y los guardias de seguridad.

Suscribirse a RSS - resistencia