Última llamada para salvar La Tejita, Tenerife

Solapas principales

Manifestación del sábado 20 de junio en la playa La Tejita (Granadilla de Abona, Tenerife) rodeando la construcción que grupos ecologistas consideran ilegal. Luz Sosa Susana Albarrán. elsaltodiario.com.- Crece la presión popular para frenar la construcción de un hotel de lujo en el paraje de La Tejita, una de las últimas playas vírgenes de Tenerife. Dos activistas llevan desde el 16 de junio subidas a una de las grúas de la constructora. 

Todavía no desaparecen del paisaje construcciones declaradas ilegales como el hotel de la playa del Algarrobico, en Almería, o la urbanización de lujo en la Isla de Valdecañas, en Extremadura —dos de los proyectos turísticos construidos en claro atentado a la naturaleza de entornos protegidos— cuando se perfilan ya los cimientos y las primeras tres alturas de un nuevo hotel de lujo sobre La Tejita, una de las últimas playas vírgenes de Tenerife, en las Islas Canarias.

No es un asunto nuevo porque las organizaciones ambientalistas Salvar La Tejita y la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza (ATAN) llevan cinco años en pelea jurídica —vía recursos por las vías penal y contenciosa—, pero ha recobrado fuerza esta semana porque dos activistas ecologistas llevan subidas en lo alto de grúas desde el pasado martes, como acto de protesta para exigir la paralización de las obras. Consideran la edificación ilegal y han decidido realizar esta acción de protesta una vez agotados los llamados a diversas instancias oficiales sin recibir respuesta.

Encaramados a 20 metros de altura, desde el suelo se podían apreciar dos pancartas que desplegaron los ambientalistas con los lemas “Stop Hotel” y “Paralización Ya”. Las protagonistas de la acción aseguran que han tenido algunas noches duras de lluvia y viento y denunciaron que la primera velada “la Guardia Civil nos estuvo atosigando toda la noche, haciendo ruido, gritando, con alarmas, sirenas y alumbrándonos para no dejarnos descansar”.

Luz Sosa

Este sábado 20 de junio se han vivido momentos de tensión en la zona, ya que el numeroso grupo que se unió para apoyar a las activistas intentó mediar con autoridades para hacer llegar comida y otros materiales a sus compañeros. Ya entrada la tarde se logró que la Guardia Civil permitiera entregar —a través de el cuerpo de bomberos— tras la decisión de un juez en la que prevaleció el bienestar de las activistas ante la invasión de la propiedad privada.

Desde el primer día de la acción, diversos colectivos de defensa medioambiental que se oponen a la construcción del hotel se han convocado en los límites de la obra y mantienen el campamento de apoyo a las activistas de las grúas, con quienes mantienen constante comunicación para todo tipo de cuidados.

Luz Sosa

La plataforma Salvar la Tejita, junto con vecinos y vecinas de Granadilla de Abona, el ayuntamiento al que pertenece la playa, han llevado a cabo una manifestación este sábado que rodeó la construcción del hotel hasta llegar a la playa. La marcha, a su vez, sirvió para hacer una visita explicativa “de las ilegalidades y atrocidades ecológicas que esta construcción está cometiendo contra nuestra isla”, en palabras de los colectivos convocantes, que corearon lemas como “compañeras, valientes son un referente” o “esta obra la vamos a parar”.

Un cúmulo de ilegalidades

Para entender la oposición de los habitantes de Granadilla a esta nueva construcción turística hay que recordar que se pretende edificar un hotel de lujo de 342 habitaciones para 883 plazas, obra de la empresa Construcción, Promoción y Derivados (Grupo Viqueira), y que se lleva a cabo en primera línea de la playa de La Tejita, incluida en el espacio natural protegido de Montaña Roja, con categoría de Reserva Natural Especial. “Un paraje natural protegido en el que anidan aves en peligro de extinción y es el único lugar que les queda en el sur de la isla. Hay también especies botánicas protegidas y en peligro, y que un hotel a pie de playa con una avenida llena de locales de ocio, bares, piscina... Este paso virgen se va a perder”, relataba el activista Carlos Guanche en un programa especial a la emisora comunitaria Radio Pimienta.

Esto ocurre también a escasos kilómetros del puerto de Granadilla, otra obra que se ha hecho en la isla a la que no ha entrado ningún buque. Guanche entiende que esto obedece a que se ha cumplido una lógica económica empresarial prescrita desde hace muchos años: “Aquí se pretendía introducir el gas como principal fuente energética con una red gasificadora. En Gran Canaria se logró parar y aquí no fue a más, pero la idea que se tenía era utilizar el puerto de Granadilla para usar todos esos terrenos adyacentes y toda esta costa”.

Los principales argumentos de los movimientos ecologistas son el cúmulo de irregularidades, como el hecho de que la obra empezó sin que se hubieran hecho los deslindes de costas; no que cumple con la licencia del Gobierno canario que le permitiera obtener la licencia municipal, además de haberse paralizada judicialmente sin que nadie haya ejecutado esa paralización.

Luz Sosa

Por otra parte, comenta Carlos, los trabajos están firmadas no por el director de obra o el arquitecto sino por un tercero “que no se sabe quién es”, sumado a que la regulación de vertidos que debería cumplir el hotel según la normativa vigente tampoco se cumple. “Tenemos aquí un mamotreto a pie de playa, sobre la misma duna de la playa sin un sistema de vertidos eficientes, y se puede observar que la edificación ya cuenta con tres plantas”, advierte.

El activista recuerda también que la asamblea Salvar La Tejita lleva cinco años luchando, incluso desde antes de que aparecieran los cimientos: “Las primeras palas comenzaron a trabajar de manera ilegal ya entonces”, indica Guanche. Asegura que la empresa constructora ha aprovechado los meses de pandemia para empezar a levantar la edificación e insiste en que una de las victorias de esta asamblea ecologista fue conseguir por la vía jurídica la paralización, pero que a efectos prácticos no se ha ejecutado a todas vistas. “Aquí no ha intervenido nadie para hacer cumplir la normativa”, subraya. Los movimientos ecologistas también señalan que en defensa del espacio natural sigue pendiente el deslinde el cual podría ampliar la zona de protección del litoral desde los veinte actuales hasta los cien metros y así indicar la inviabilidad del hotel.

Carlos Guanche reconoce que la acción que han realizado las activistas en la grúa “no deja de ser una llamada de atención y un nuevo camino que, a nivel mediático y a nivel de convocatoria y movilización popular, es mucho más efectivo. Ha sido una vía de abrir el caso y no darlo por perdido, porque la voluntad de las que estamos aquí es la de paralizar este hotel por mucho que haya sido construido”.

Desde las ADMINISTRACIONES, nadie al volante

Durante el tiempo que se ha mantenido la pelea judicial contra la construcción de este hotel en Granadillas, los trámites han pasado por diferentes administraciones, como la Agencia Estatal de Seguridad Aérea del Gobierno del Estado, relativo a lo que afecta los servicios de el aeropuerto de Tenerife; la Consejería de Turismo del Cabildo, quien regula sobre la capacidad de plazas de alojamiento; o la Política Territorial del Gobierno regional, con responsabilidades sobre la ejecución del proyecto, el tránsito y la protección del dominio público marítimo terrestre.

Por parte del Gobierno central, el consejero regional del área de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, José Antonio Valbuena, asegura haberse dirigido tres veces al Servicio Provincial de Costas con la petición de suspender las obras hasta que se confirme la resolución sobre el deslinde público marítimo terrestre. Sin embargo, reconoce que no tiene competencias para paralizar las obras. De la misma manera el Gobierno de Canarias admite no tener competencias y señalan que la única instancia que puede paralizar las obra y resolver definitivamente el expediente es Costas.

Luz Sosa

En este sentido Salvar La Tejita y organizaciones como Sí se puede han señalado en varias ocasiones la inacción y silencio de la subdelegada del Servicio Provincial de Costas, María Teresa Sánchez Clavero en ese asunto. Los colectivos lamentan el silencio de Teresa Ribera, ministra de Transición ecológica, a pesar de estar informada de los incumplimientos del hotel, pero también el del alcalde de Granadilla Domingo Regalado. Durante estos días de movilización ningún cargo ni local, ni insular ni estatal se ha desplazado al lugar.

Por todo ello, la plataforma Salvar La Tejita señala en un comunicado que la acción de protesta ha sido el “último recurso ante la pasividad de las instituciones competentes y un juego sin fin entre administraciones que se pasan continuamente la pelota a sabiendas de que el daño ambiental será irreparable”. Los activistas que se han dado cita en defensa de La Tejita están decididos a permanecer en pie de lucha y dicen “no nos moveremos de aquí hasta la paralización del hotel, seremos más gente, cada minuto, cada hora y cada día”.

Este sábado 20 de junio, además de la movilización en Granadilla, diversas localidades de las siete islas han registrado concentraciones en apoyo a Salvar La Tejita.

Al cierre de esta nota la plataforma Salvar la Tejita informaba en su canal de Telegram sobre nuevas intimidaciones de la empresa Viqueira y las fuerzas del orden hacia las activistas en las grúas durante el domingo “para intentar desalojar, amedrentar, cortar las ayudas externas y dejar fuera juego al grupo de apoyo que cuida y protege a las activistas en todo momento, a la vez que luchan también por la paralización de este atentado ecológico”. Sin embargo aseguran que “resisten y parecen encontrarse bien”. A su vez se reiteran en su intención de no abandonar a sus compañeras ni su lucha: “De las grúas no se baja nadie y de aquí no nos movemos hasta que esto se pare y recuperemos La Tejita”.

22 jun 2020

Luz Sosa

Etiquetas: 

Comentarios

Cuenta el Grupo de Apoyo a las activistas ante la paralización cautelar de las obras:

«Aún no cantamos victoria a pesar de las publicaciones de la orden ministerial. Nos bajamos de las grúas cuando LA PARALIZACIÓN DE LAS OBRAS SEA OFICIAL y constatemos que se haga efectiva».

"LAS OBRAS DE LA TEJITA CONTINÚAN CON NORMALIDAD A PESAR DE LA ORDEN MINISTERIAL"

«Seguimos a la espera de que se haga efectiva la paralización. Hasta que no estemos seguros de que este hotel se para de aquí no nos movemos.»