La soberanía del capital

Solapas principales

caricaturaEspárragos y tagarninas.- Vendrán fondos europeos si se acometen “reformas” en el mercado de trabajo y en el sistema de pensiones. 

En estos días, se pueden leer titulares como el siguiente: “La Unión Europea advierte por escrito de que sin reformas no liberará los fondos.” Es decir, por un lado, el Gobierno debe imponer normas para que las empresas tengan más poder sobre los recursos humanos que compran el mercado de trabajo y así puedan obtener más beneficios con el esfuerzo ajeno. Y, por otro lado, el Estado debe privatizar el servicio de disponer de fondos cuando las personas ya no pueden ofrecerse en el mercado de trabajo y, de este modo, el capital podrá obtener ganancias con nuestros ahorros cuando dejemos de ser útil a la generación de beneficios empresariales.

La Europa del capital impone dos tipos de “reformas” con el mismo objetivo, aumentar los beneficios del capital: una primera para cuando podemos trabajar para las empresas; otra para mejorar las ganancias del capital financiero cuando ya no podemos trabajar para el capital empresarial. Leyes y normas para sacarnos riqueza a lo largo de toda nuestra vida.

El régimen político actual consiste en elegir a una representantes políticos que posteriormente deberán hacer lo que les dicte el capital, con más o menos premios, con más o menos chantajes. Con palo, pudiéndote llevar a los Tribunales por cualquier nimiedad, o zanahoria, pudiéndote llevar a un Consejo de Administración de una gran empresa cuando termines tu periodo como representante político.

La democracia capitalista es aquella en la que la soberanía la tiene el capital. La democracia popular pasó a mejor vida. El neoliberalismo no es menos Estado, sino un Estado que asegure la soberanía del capital sobre la soberanía popular. Y eso significa más riqueza para quienes ya la tienen.

Lo políticamente digno es reconocerlo. Decirlo tal cual, aunque debas reconocer que tu poder es limitado y gran medida impotente. Sólo así un gobierno de izquierdas, o progresista o como quieran denominarse, será útil a la mayoría de la gente: diciéndole en qué clase de sistema sociopolítico vivimos.

Etiquetas: