Carta abierta a la comunidad toda

Solapas principales

logo Encuentro de organizacionesEncuentro de organizaciones. Córdoba, Argentina, Mayo 2020.- Venimos a dejarles nuestras sentidas reflexiones de este momento que nos toca atravesar, como compañeras, compañeros, hermanas y amigos.

Para comenzar, nos gustaría hacerlo retomando un breve cuento. Uno que hablaba de una gallina a la que el un cocinero le daba la opción de ser hervida o cocinada al horno.

La gallina lo pensaba y le decía que ella prefería no ser cocinada. Y punto.

Ese es un cuento sobre la crueldad. Y en este momento, las pobres, los pobres, los padres y madres humildes de este planeta, estamos como la gallina. Nos versean diciendo que podemos elegir entre dos opciones horribles. Pero ya nos dimos cuenta del cuento. Y, con la dignidad de la gallina, no vamos a elegir nuestra propia muerte.

Esas no son opciones.

Eso es crueldad.

Parece una película de terror, que nos ofrece conservar la mano perdiendo un dedo.

En esa estamos hoy, señora, señor, los sectores populares.

Quedarnos en casa es ser obedientes para no morir del virus.

Quedarnos en casa es cagarnos de hambre. Peor de lo que estábamos antes.

El coronavirus vino a mostrarnos lo evidente: hay muchísima desigualdad en este país, cerramos el 2019 con un 35% de pobreza y se espera un 45% para cuando finalice la cuarentena.

Y hay muchísima, demasiada pobreza en esta provincia. En el segundo semestre de 2019, la pobreza había alcanzado el 37,4% en Córdoba y alrededores, casi cuatro de cada 10 cordobeses de Capital y alrededores eran pobres, y hoy somos más con el plato vacío.

Nuestras vidas, la vida de las familias pobres, cuelga de un fino hilito de trabajo diario, de rebusque, de esfuerzo y de dolor. Y ese hilito, finito, no nos sostiene más así.

Pero sabe, señora, señor, vecine, que cuando ya era mala la situación, vienen algunos a tirarle más tierra encima. Porque el Gobierno de la Provincia de Córdoba, cortó el hilito y escondió la tijera.

El Gobierno de la Provincia de Córdoba, tenía el compromiso de asistir a 33 comedores y merenderos de nuestra organización: en contexto de crisis y pandemia cortó toda entrega de mercadería y plata. Leyó bien: cortó toda entrega de mercadería y plata.El Gobierno de la Provincia de Córdoba daba tarjetas alimentarias, pero ahora en lugar de actualizarlas las da de baja.

El Gobierno de la Provincia de Córdoba ofrecía "planes de empleo" para que nuestrxs jóvenes trabajarán en grandes empresas: y ahora las corta, y los deja sin nada. La medida, deja desamparadas a más de 27mil cordobeses y cordobesas, muchas mujeres y hombres humildes de esta provincia.

Los ajustes son necesarios” dirán los grandes comunicadores de los medios oficiales, coincidimos, la pregunta que les traemos, es por qué no suceden a quiénes mayores riquezas concentran.

Señor, señora, vecine, ¿qué opciones tenemos, las gallinas de este gallinero, para no morir de hambre o del virus?

Pero esta carta la escribimos desde la solidaridad y la dignidad de quienes seguimos cocinando en los comedores de los barrios de Córdoba capital y del interior. Esta carta es el

puño cerrado y en alto de quienes elegimos no morir ni dejar morir a nuestra vecina.

Solo el pueblo salva al pueblo.

Hoy, lejos de sacar el cálculo del costo y el beneficio queremos que sepan: nos están matando y nos dicen que elijamos el modo de morir.

Pero no vamos a elegir. O más bien: vamos a elegir fuera de esas opciones. Vamos a elegir la vida para nuestro pueblo. Y por eso hoy les hablamos a lxs cordobeses, para que sepan que este mal gobierno nos deja solxs. Este mal gobierno del hambre y la mentira.

Tal vez pronto, tengamos que salir a exigir que respondan, con soluciones y no sólo acciones para alimentar la propaganda.

Tal vez pronto tengamos que salir a defender la vida y el alimento de nuestros niños y niñas, de los jóvenes y adultes que comen con nuestro esfuerzo. Y si es así, lo haremos.

Recuerden esta carta, por favor. Recuerden que la decisión no es cómo morir, para nadie.

Recuerden que, a las opciones posibles, las escribimos también nosotros. Organizadas.

Desde abajo.

Y en nuestras opciones esta la vida digna para todxs. Para todxs, todo.

Etiquetas: