Diecisiete horas de regreso - evaluando el enredo por Alemania

El sábado, amanecimos, como en días anteriores, a las seis de la mañana. El cuerpo se levantaba y progresivamente la cabeza. Con la mecánica típica de estos viajes, se comienza la elaboración colectiva de la crónica del día anterior. A las siete se levantan más cuerpitos baladrinos y comienzan los preparativos del último desayuno en Alemania. Para las ocho, todas juntas, a mesa puesta, con Frauke de anfitriona comenzamos a tomar los pancitos, los huevos pasados por agua, los diferentes quesos. Comienzan a cerrarse las mochilas, a cerrar la subida de la crónica, gracias al saber hacer de Zialdoka y de Roberto, con revisión previa de los textos, etc.

Enredando por Berlín

fotoEl viernes que amanecimos con el Brexit de Gran Bretaña, lo iniciamos en Berlín con unos calores sofocantes. Tras leer comentarios de Tom y otras, por las redes sobre los escenarios nuevos europeos, nos pusimos a concretar las tareas del día. Roberto y Manolo a resolver temas del coche, ponerlo a punto para el regreso, mientras Zialdoka espera la llegada de Aida y Ruth, para hacer las comprar de alimentos para el regreso y hacer la comidita en casa de Frauke.

Tras la Hafen, Hamburgo, a KREUZBERG en Berlín

Hamburg_2008_ 101Los desayunos son el momento, si, es cuando desde la tranquilidad mañanera se da la conversación tranquila, se hacen los retoques de la crónica, del “agendeo” del día. Se vuelve sobre las vivencias del día anterior y se valoran, a veces se les ponen notas y todo, como un ocho con cinco, que en tiempos de alguna era un sobresaliente. En esta ocasión, el desayuno, es con Lars, en su amplia casita, un tercer piso, con mucha luz. La hora, la habitual, las ocho de la mañana y la mesa cargada de alimentos, pancitos, queso, fruta, yogures, mermeladas diversas, pastelitos. Alguna recuerda cuando en 1988, en nuestro primer viaje baladrino, esperaban al momento de la comida y se quedaban con mucha hambre, hasta que comprendieron que el DESAYUNO era el momento de meter al cuerpo, las vitaminas, calorías, proteínas, líquidos, de tooooo.

Aquel Hamburgo de la Hafen y Rote Flora

fotoYa van días suficientes, para hablar de nosotras, de nuestras emociones, de cómo nos sorprendemos/reímos/bloqueamos/cuidamos y tantas cositas más, que suceden entre cinco personas, que habitualmente no compartimos espacio de convivencia. El coche de Emiliano es grande, pero limitado para las necesidades de cinco personas, que durante horas y horas (hasta doce van juntas ) van rodando por esas carreteras de Francia, primero y ahora de Alemania. Que si ésta es la salida, que no.., es la siguiente, que si la máquina dice que vienen obras, que la velocidad es baja o es alta. Porfa abre la cortina superior que queremos más luz. Se terminó la canción, pon otra música...éstas y otras muchas son las expresiones de cinco personas metidas durante horas y días en ese cochecito que ya nos resulta tan familiar.

Último día (por ahora) con las gentes de ALSO (Oldenburgo)

Guten morgen! Esta crónica sale más tarde, debido en gran parte a lo buena que está la cerveza alemana…

Este martes nos han llevado a conocer el terreno. Por la mañana, después de otro desayuno de esos a mesa llena, fuimos hasta la zona sur de Oldenburgo a conocer uno de los puntos de información que llevan desde ALSO.

13 horas de enredo con las gentes de ALSO

fotoEsta mañana nos ha acompañado el sol desde las 5 de la mañana (y ahora mismo, a las 22:20 aún sigue con nosotras). Nos hemos levantado hacia las 8, y hemos desayunado en el local (un gran desayuno alemán) con compañeras de ALSO y amigas.

Después del desayuno hemos empezado por una ronda de presentación en la que se han presentado compañeras de ALSO y amigas (Michael, Sabine, Andreas, Guido,Willi, Roman, Siegmund,  Nicole, Gerd, Susi, Mariana, Anda, Iza, Bernhard, Ulf,...). Malte, Loula, Daiana, Carlos, Cristina y Kira hicieron el trabajo duro de traducir durante la mañana. 

Primer contacto con las gentes de ALSO, Oldenburgo

fotoHoy ha sido un día más relajado. Nos hemos despedido de Claire (y de Francia) y hemos salido para Oldenburg a las 9 de la mañana. Fue un viaje muy tranquilo, incluso conseguimos parar para comer (la rica comida que nos dieron las gentes de Echanges Pour Une Terre Solidaire). Llegamos sanas y salvas, a tiempo para tomarnos un café con las gentes de Also a las 17:00. Nos hicieron una acogida muy emotiva, recordando visitas anteriores de personas de Baladre, con mucho cariño y muchas ganas de compartir.

Crónica del viaje a Alemania - DESDE PONT SAINTE MAXENCE UN DIA DE LUNA LLENA

Pues si, baladrinas y amigas, la LUNA esta dando una linda luz por estas tierras de Picardie. Son las once de la noche de un sábado, 18 de Junio. Acabamos de llegar de un día intenso a la casita de Claire. Una casa de campo o mas bien de pueblo francés de lo que llaman del norte de este inmenso país, que como dice ZialdoKA esta en medio de todo. Nuestro informático es un enamorado de Alemania y siempre le sobra Francia para llegar prontito a su Berlín querido.

Suscribirse a Viajes por Europa