2ª crónica: EL CABILLON, MUCHO MAS QUE UNA FINCA

Solapas principales

Caravana Marcha dia 2Lo habíamos hablado tantísimas veces, que una no acaba de creerse que por fin, estamos en el Cabillón para compartir su proyecto. Esta finca, sus gentes, son el motor de muchos enredos en los últimos diez años de Baladre. Siempre que hemos pensado en la finca, en la Fundación EDES, en si misma, lo hacíamos asumiendo nuestras dificultades como Coordinación de vincularnos de manera mas estable a las luchas y búsquedas por incorporar TODAS LAS DIVERSIDADES. Pasamos tantísimas veces por estas tierras, de paso para Galiza o para Euskal Herria, o para alguno de esos saraos de la guapa Casa AZUL, pero siempre quedaba en el deseo cómo vincularnos más con estas gentes, de ésta atípica fundación, con sus proyectos, con sus vidas… Nos enamora Elena, su mirada, la sonrisa, esa inteligencia que le viene de años de estudio de la matemática y sus aplicaciones, de su estancia por centroamérica, de sus orígenes Bilbainos, o vete a saber de donde, pero de algún lugar le vendrá. Elena es la mujer generadora de equipos, de un hacer colectivo, siempre desde el NOSOTRAS generando el: con otras, asumiendo  siempre esa reflexión que mostraron e hicieron famosa las zapatistas vosotras que sois nosotras y nosotras que somos ellas, unos juegos de palabras para comunicarnos que todas somos las otras.
Llegar a compartir una jornada de trabajo en las huertas del Cabillón fue el final de una etapa, que vino marcada por conectar y enredar baladrinamente a estas gentes de EDES, con las de Equa, con las de Xátiva… y tantas otras, que diariamente ponen mucha energía en acompañar la vida de muchísimas personas diversas. Fuimos conscientes que esas cuatro horitas de trabajos en esas huertas de El Cabillón estaban inaugurando un hacer nuestro, de las Gentes de Baladre, este proyecto guapo de Centro especial de empleo, de huertas que producen alimentos con nutrientes, que diría nuestra amada Isa, que saben acompañar a tantas personas desde edades tempranas en sus procesos formativos, cada una de ellas distintas y diversas… y todo enraizándose, siendo parte de una COMUNIDAD, generando comunidad, potenciando lo común. Asumiendo una ruralidad comunitaria, liberadora, nada excluyente, con mirada en los barrios de Xixón, de Avilés, de Ovieu… pensando en las Cuencas mineras, en la Galiza cercana. Pensando local y globalmente y actuando en ambos planos. Siendo, sin que lo sepan, tan baladrinas como las que llegamos en esta Caravana/Marcha.
En esta ocasión, de EDES nos acompaña una joven inquieta de Praga: Laura, que se debatie sobre qué pasos dar en su proceso formativo reglado. Ella nos habla de su realidad en la República Checa y nosotras le trasladamos qué hacemos y quiénes somos las Gentes de Baladre.
Tras las horas de huerta, viene la comida, ya a las dos y media, una comunión entre empleadas, voluntarias de EDES y las baladrinas de afuera. Antes se fueron las compitas de Salamanca y Zamora. Eso sí, se fueron ellas, pero dejaron la sustancia, los nuetrientes de “manos verdes”, esas conservas de productos ricos y sabrosos de las huertas de Asdecoba y Asdecasal.
Tras la comida y el cafecito. Dió comienzo una exposición sobre EDES, su momento, su análisis de la realidad, EDES en el mundo, pero sobre todo lo que significa un espacio/iniciativa de estas características en el medio rural: cómo encaja, qué le falta, qué aporta... Qué implica esa diversidad funcional en el Occidente de Astuies, pegada a la comarca de la mariña lucense. El único recurso para todas las gentes diversas de esos territorios, que son excluidas de lo que se denomina y considera "la norma" o "lo normal" estandarizado. Fueron dos horas guapísimas, en ellas Antonio nos presento un trabajo precioso de las currantes de EDES, sobre el proyecto en si mismo, su presente, su sentido, misión, futuro... y cómo articular más enredos liberadores. Terminamos sugiriendo que ese “esquemazo”, tendría que terminar en un documento que luego se pueda enriquecer con aportaciones de otras gentes y grupos baladrines... o no. Para en un espacio amplio colocar tanta reflexión, tanta duda y tanto acierto, para asumir realmente esta diversidad funcional en que nos movemos y necesitamos asumir todas.
Tras tomar aire, conocimos a Yerai, un joven de estas tierras del Occidente, que puntualmente está sacando el papel que certifique que sera socióloga. Una persona joven, sabia, sensible, a la que se le nota su paso por las artes escénicas, que nos muestra parte de un estudio sobre Los Feminismos y el Mundo Rural. Tras su exposición, pudimos disfrutar de Noelia, una mujer de una potencia difícil de describir, como ella se presenta: trabajadora a tiempo completo, 24 horas diarias, hasta en sueños esta generando actividad; recorre Asturies de punta a punta, llevando huevos de esas mil gallinas libres, que tanto cuida y atiende; una mujer joven que atiende a su hijo en la lógica de encontrar más comunidad, de hacer más común lo básico, lo cotidiano… un regalito escucharla, a ella y a otras mujeres que participan en la reunión. Nos sentimos afortunadas y contentas de ser parte de éste andar baladrino en tierras de Tapia de Casariego, en el Occidente Asturiano.
Ya por la noche, saboreamos una cena especial, de nuevo con los alimentos nutritivos, con una charlita pausada. Poco a poco hacemos las camitas para Manuel, Simón y otras, que no vuelva a repetirse el mal dormir del primer día.
Y nos dormimos felices y muy satisfechas de ser parte de esta nueva etapa/relación con las gentes del Occidente Asturiano, conscientes de que son varios los proyectos que vamos a realizar juntas.

Galería de imágenes, haz clic sobre la imágen: 
Caravana Marcha día 2
Caravana Marcha día 2
Caravana Marcha día 2
Caravana Marcha día 2
Caravana Marcha día 2
Caravana Marcha día 2
Caravana Marcha día 2
Caravana Marcha día 2
Caravana Marcha día 2
Caravana Marcha día 2
Caravana Marcha día 2

Etiquetas: