Radio Pimienta, 13 años de sonora rebeldía

Solapas principales

Enero es el mes de los comienzos. Es el mes en el que comienza el año para la cultura predominante, pero también es el mes del inicio de las revoluciones. Dos de las que más han marcado la historia contemporánea nacían un 1 de enero, como propuestas de vida nueva. Una la revolución cubana que nos enseñó que era posible donde nadie la esperaba. La otra la zapatista, que vino a rompernos la cabeza y los moldes poniéndolo todo patas del revés, con las de abajo arriba y las de arriba obedeciendo, mezclando lo ancestral con los cambios necesarios para ser más nosotras y menos las unas que ordenan.

Es por eso que nos empeñamos en nacer un 1 de enero de hace ahora 13 años. Alargamos el parto de un proyecto tan esperado durante siete años antes, en los que le fuimos dando forma y debatiéndonos bajito, para que los susurros no despertaran nuestras ansias de voces libres sin saber aún a donde querían llegar con nuestras ondas. Así nacimos al aire de nuestras islas africanas, al son de las olas de Atlántico que nos trajeron también los aires y las voces de otras tierras, de otras excluidas que callaban a voz en grito para despertarnos y vernos iguales en las distancias. Es por eso que esta radio anda cargada de acentos y culturas que mesturadas con la nuestra nos han hecho sin fronteras en esta más de una década de comunicación libre y comunitaria.

El 13 es su número de mala suerte, debe ser por supuesto el de la buena nuestra, como lo es con casi todo. Lo que a ellas les dañan a nosotras nos libera. En eso basamos nuestra lucha, en ir minando despacito su capitalismo, construyendo a la vez el futuro que soñamos desde el presente que andamos.

Es por eso que no morimos tan fácil a pesar de lo difícil de los días de hoy donde seguimos conservando más sus medios que construyendo los nuestros. En estos tiempos de burbujas facebookianas y mensajes cifrados en cuarenta caracteres, Radio Pimienta sigue produciendo voces lentas para la reflexión, músicas para cambiar el alma y la consciencia y ejemplos vivos de que otra comunicación es posible y más que nunca necesaria para la vida de hoy.nEs por eso que te damos 13 gracias como los 13 años intensos de esta lucha compartida. 13 años de sonora rebeldía.

¡¡Seguimos revolucionando las ondas y las redes!!

Etiquetas: