Mucho más que basura

Solapas principales

cartel15-M RONDA-. Cada española y español generamos unos 459 kilos de residuos en el hogar, y la suma de todos los hogares del país arroja unos 21 millones de toneladas de desperdicios al año. En el mundo se contabilizan al día más de 3,5 millones de toneladas de desechos, según un informe del Banco Mundial. Al año la cifra se eleva a unos 1.300 millones de toneladas en total.

Este abandono de residuos en la naturaleza se ha convertido en una catástrofe ambiental que altera el equilibrio de los ecosistemas, afectando no solo a la flora y fauna, sino también al ser humano. La actividad humana ha acelerado 170 veces el cambio climático. La temperatura en la superficie del planeta crece más deprisa que en los últimos 7.000 años.

En España el 60% de la basura va directa al vertedero, una tasa que dobla la media comunitaria. "Los residuos mal gestionados conllevan contaminación, olores, molestias, mala imagen en las ciudades y contribuyen al efecto invernadero.

Aunque tenemos la capacidad tecnológica para resolver el problema mundial de la basura, alrededor de 3.000 millones de personas carecen de acceso a instalaciones controladas de gestión de residuos. Pero los vertederos y depósitos controlados de residuos emiten a la atmósfera importantes cantidades de gases, como el metano, que tiene un efecto invernadero mucho mayor que el CO2. Además, si se incineran los residuos, esto supone también la emisión a la atmósfera de gran cantidad de dióxido de carbono y otros gases tóxicos.

viñetaHay que tener en cuenta que el dióxido de carbono, un importante gas de efecto invernadero, se mantiene en la atmósfera miles de años y que tarda una década en provocar el mayor calentamiento. Eso significa que los efectos de lo que ya hemos emitido todavía no se han dejado sentir y que los notaremos en los próximos años.

La generación de residuos, lejos de ser un problema que afecta al país que lo produce, pasa a tener una repercusión global derivada del despilfarro de los recursos naturales disponibles en el planeta y de la contaminación que provoca su producción.

Un equipo internacional de investigadores ha establecido que todas las estructuras creadas por el ser humano a lo largo de su historia, desde casas, fábricas, granjas, minas, carreteras, aeropuertos, puertos de mar, sistemas informáticos y residuos, pesan en la actualidad 30 billones de toneladas. Forman la tecnosfera que es el conjunto de medios artificiales que soportan el desarrollo de la sociedad humana.

Además, designa el impacto físico del ser humano sobre el planeta, un sistema artificial que crece a una velocidad vertiginosa, no es capaz de reciclar todo lo que produce y tiene más objetos que especies vivas hay sobre la Tierra. En el futuro, estos objetos serán tecnofósiles que servirán para caracterizar y datar el Antropoceno, esto es, “las actividades de los Humanos”. Estamos jugando con fuego y en un futuro podríamos lamentar nuestro comportamiento imprudente.

Impulsado por el aumento de la población, la urbanización y el consumo, se estima que el volumen de residuos generado en las ciudades de África y Asia se doblará para el año 2030, según ha hecho público el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Se esperan más de mil millones de nuevas personas usuarias de Internet, que pasarán de tres mil millones en 2015 a más de cuatro mil millones en 2020. Los miles de millones de aparatos que usamos cada día para comunicarnos podrían producir el 3,5% de las emisiones mundiales dentro de 10 años y llegar al 14% de las emisiones globales en el año 2040, haciendo difícil las expectativas de contener el calentamiento global.

El director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, ha comentado que “la respuesta urgente al problema de la montaña de basura mundial no es solo una necesidad de salud pública y medioambiental, también una sensata inversión económica. No hacer nada cuesta a los países entre 5 y 10 veces más que invertir en una buena gestión de residuos.

viñetaviñetaviñeta

Etiquetas: