España, adelante por la desigualdad

Solapas principales

En pocas palabras. Desmontando mentiras

15-M RONDA.- Mientras el 80,4% del empresariado percibe todos los años en concepto de “beneficios” más del 40% del PIB, según la Contabilidad Nacional, y 1,7 millones de hogares acaparan la riqueza de España, hay 4,3 millones de hogares españoles que contiene a los sectores excluidos por el modelo económico-político-cultural vigente; 2,3 millones de empleos destruidos entre 2008 y 2016 según la Encuesta de Población Activa; 3,7 millones de contratos eventuales según la misma fuente, 2,2 millones en situación de “pobreza laboral” debido a sus bajísimos salarios según EUROSTAT.

Más del 90% de la población española opina que el reparto de la renta es injusto y que los intereses de los mercados transnacionales de deuda se anteponen al bienestar general, pero estas cuestiones se suelen considerar intocables y quedan fuera de la agenda política.

Evolución de la riqueza y reparto desigual

Las cuatro ediciones de la Encuesta Financiera de las Familias del Banco de España cubren ya una década en la que se constata que las desigualdades en el reparto de la riqueza se han ampliado continuamente, tanto en los años de expansión económica como en los de recesión. Así, el 10% de hogares más ricos de España incrementó su patrimonio entre 2002 y 2011 un 52%. Si lo comparamos con el 25% de hogares más pobre, se observa que se produjo de forma constante, sea cual fuere la coyuntura económica:

  • En el ciclo de expansión, entre 2002 y 2005, los hogares más ricos aumentaron su patrimonio a un ritmo doble que los hogares pobres (51,4% frente a 28,5%).

  • En el momento de cambio de ciclo, entre 2005 y 2008, la diferencia fue máxima entre ambos grupos: los primeros continuaron creciendo (9,6%) mientras los segundos retrocedían (12,4%).

  • En plena crisis, entre 2008 y 2011, todos perdieron patrimonio, patrimonio, pero el retroceso de los hogares más ricos fue la mitad que el de los más pobres (-8,6% frente a -16%).

Lo que supone que la brecha de desigualdad se ha ampliado en un 60% durante la década 2002-2011.

El 25% más pobre: endeudamiento y exclusión social

Doce millones de personas en 2011, esto es, 4,3 millones de hogares, dispone de un patrimonio medio de 14.200 euros pero la mediana se sitúa en 7.400 euros, lo que quiere decir que la mitad de esos hogares (2,15 millones) dispone de un patrimonio neto inferior a esa cantidad, donde se concentran los sectores de población sin empleo, con empleo precario, escasos recursos y mayor carga de deudas.

Las deudas pendientes del 25% de hogares más pobres representaban en 2011 el 88% de su riqueza neta; y las cuotas anuales que tenían que pagar para amortizarlas absorbían el 46% de sus ingresos anuales, unas cargas que conducen inexorablemente a muchas de estas familias al impago y a situaciones de pobreza y exclusión social. A pesar de este deterioro de los ingresos de la población trabajadora la recaudación de impuestos recae particularmente sobre sus hombros.

Durante los años de crisis y recortes, en el período 2008/2013 el impuesto de sociedades - que grava las ganancias empresariales- sólo aportó un 2% del PIB, mientras que el IRPF -sostenido principalmente por los ingresos de las y los trabajadores por cuenta ajena- se mantuvo en un 6,6%. Las y los asalariados ven disminuir sus ingresos pero continúan aportando como siempre, mientras que el capital incrementa sus ingresos y aporta cada vez menos al tesoro público.

¿Quiénes ocupan ese 10% (1,7 millones de hogares) que acapara la riqueza de España?: el 26,7% de quienes tienen negocios por cuenta propia (2011, Banco de España); La mayoría de altos cargos de la administración, directivos y técnicos cualificados con percepciones por encima de diez veces el Salario Mínimo Interprofesional (Agencia Tributaria).

El 89% de estos hogares ricos posee segunda residencia en propiedad (con un valor medio de 348.000 euros), muchos disponen de coches de alta gama que renuevan con frecuencia, sus ingresos son tan altos que su patrimonio global se ha revalorizado en más de un billón de euros en la década analizada (2002-2011).

 

Etiquetas: