El planeta tierra en la UCI

Solapas principales

imagen15-M RONDA.- En pocas palabras.- La salud del océano, los ecosistemas y la atmósfera empeoró en 2021, como evidencia el informe anual de la Organización Meteorológica Mundial, elaborado junto a agencias de todo el mundo, sobre el estado del clima.

El bienestar humano y animal está cada día más en peligro. Lo cierto es que 2021 deja señales indiscutibles de que el cambio climático avanza imparable. La vida que alberga el planeta, en cualquiera de sus formas, está en peligro. El año pasado se batieron récords en cuatro indicadores clave del cambio climático: las concentraciones de gases de efecto invernadero, el aumento del nivel del mar, el calor oceánico y la acidificación de los océanos. Son síntomas de las actividades humanas en el sistema económico actual que, de seguir así, no serán capaces de evitar la crisis climática.

El año 2021 deja cuatro récords alarmantes del cambio climático. Primer récord, las concentraciones de gases de efecto invernadero, esto es, lo que se acumula en la atmósfera y hace que el planeta se caliente, alcanzaron un nuevo máximo mundial en 2020, y los datos de sitios concretos indican que siguieron aumentando en 2021, según la Organización Meteorológica Mundial, máxima autoridad de Naciones Unidas en materia de tiempo, clima y agua.

Los niveles de dióxido de carbono (CO2) –el gas más dañino para el clima– han subido hasta las 418,81 partes por millón (ppm), lo que supone un 150% más que en el periodo preindustrial. Para entender la gravedad de esta cifra, se estima que el nivel seguro de CO2 en la atmósfera es de 350 ppm, valor que se superó en la década de los 90.

En cuanto al metano (CH4), el segundo gas que más contribuye al calentamiento global, alcanzó en 2021 valores récord en la atmósfera por segundo año consecutivo, al llegar a las 1889 partes por mil millones (ppmm), un 262% más que en la época previa a la revolución industrial. El mismo camino sigue el óxido nitroso (N2O): 333,2 ppmm, en 2021, un 123% más.

Segundo récord, la parte superior de los océanos, que llega a los 2.000 metros de profundidad, alcanzó temperaturas nunca vistas, y lo peor es que se espera que siga aumentando en el futuro pues se trata de un cambio irreversible. Este calentamiento ha sido especialmente fuerte en las dos últimas décadas. Gran parte del océano experimentó al menos una fuerte ola de calor marina en algún momento del año pasado.

Tercer récord, los océanos no solo se calientan, también se acidifican. Esto se debe a que los océanos absorben alrededor del 23% de las emisiones anuales de CO2 antropogénico a la atmósfera. Este compuesto reacciona con el agua del mar y provoca su acidificación, lo que amenaza a los organismos y servicios de los ecosistemas y, por tanto, a la seguridad alimentaria, el turismo y la protección de las costas. Al disminuir el pH del océano también disminuye su capacidad de absorber el CO2 de la atmósfera. En su último informe, el IPCC concluyó que «existe una confianza muy alta en que el pH de la superficie del océano abierto es ahora el más bajo que ha tenido por lo menos desde hace 26.000 años y las tasas actuales de cambio de pH no tienen precedentes desde al menos esa época».

Cuarto récord, en 2021, el nivel medio global del mar alcanzó un nuevo récord tras aumentar a una media de 4,5 mm por año durante el período 2013-2021. Supone más del doble de la tasa registrada entre 1993 y 2002. La causa principal, explican los científicos, es la pérdida acelerada de masa de hielo. El ascenso del mar pone en riesgo a millones de habitantes que viven próxima a la costa y aumenta la vulnerabilidad a los ciclones tropicales y otros eventos extremos.

"Mientras no cesen las emisiones de gases de efecto invernadero, las temperaturas seguirán aumentando, los océanos seguirán calentándose y volviéndose más ácidos, el hielo marino y los glaciares seguirán derritiéndose, el nivel del mar seguirá subiendo y las condiciones meteorológicas serán cada vez más extremas. El calentamiento es desmesuradamente más acusado en el Ártico y lo que ocurre en esa región nos afecta a todos", (Profesor Petteri Taalas, Secretario General de la OMM).

viñeta

Etiquetas: